Hyundai i30N Performance, diversión y utilidad en el mismo vehículo

Hyundai i30 N, el primer modelo deportivo en la gama de Hyundai que podamos denominar así. Una versión que ha llegado para quedarse y divertirte. Especialmente este último aspecto es el más destacado del Hyundai i30N, está pensado para divertir a su conductor sin dejar de ser polivalente para el día a día y transportar hasta 5 adultos.

N hace referencia a la pista de pruebas del Hyundai en Corea del Sur, pero también al afamado circuito de Nurbürgring en su trazado norte lugar en el que se ha afinado este modelo. Parte se los ingenieros que han trabajado en este vehículo han sido desarrolladores de vehículos para BMW M, por lo que la receta del vehículo deportivo y europeo la conocen a la perfección. Ahora te contamos de qué han sido capaces con el compacto asiático diseñado para el mercado europeo.

Estética diferenciada

Los diseñadores e ingenieros de la firma coreana han querido dotar a este modelo de una imagen propia, más agresiva y dinámica. Esto se consigue gracias a un kit aerodinámico específico y funcional en el que destacan unos paragolpes de nueva factura con detalles negros en su parte baja, en el delantero se utiliza un gran parrilla frontal, pero con unas rejillas laterales falsas que redirigen el flujo para crear una lámina de aire alrededor de las ruedas disminuyendo la fricción con el aire y mejorando el coeficiente de penetración.

En la zaga, encontramos un paragolpes más trabajado en el que se incorpora un difusor de aire y dos colas de escape reales. Su parte alta está presidida un alerón funcional con son grandes aperturas de aire en los laterales y una curiosa tercera luz de freno triangular integrada en el soporte central. En el lateral se integra una talonera que realza el conjunto en color negro, igual que la parte baja de ambos paragolpes.

Los faros, por su parte, reciben un acabado oscuro que aporta cierta agresividad al conjunto, aunque son idénticos a los de serie. Del mismo modo que los traseros, incorporan tecnología LED para todas las funciones. Otro detalle es una franja estrecha de color rojo en el difusor trasero y sobre el spliter delantero.

Dos versiones, un mismo modelo

La unidad probada se corresponde con el nivel de acabado Performance, el más alto de las opciones disponibles. La cúspide de la gama del Hyundai i30 se compone por las versiones deportivas N y N Performance. Las diferencias existentes entre ambas están enfocadas en el rendimiento del propulsor y transmisión.

Ambas parten de un esquema de construcción y propulsor iguales, es decir, un eje delantero de tipo McPherson con un conjunto pasivo amortiguador/muelle en el eje delantero y un paralelogramo deformable en el eje trasero controlado por un conjunto amortiguador/muelle pasivo también. Regulables en la dureza de los amortiguadores a través de un sistema de electroválvulas, no así el muelle.

Otros elementos que comparten son los refuerzos en el chasis para lograr mayor rigidez, como son diferentes barras, una de ellas entre los soportes de la suspensión trasera lo que condicionará el espacio de carga. También se han sustituido las manguetas delanteras por unas más rígidas construidas en aluminio para minimizar la masa en este punto y lograr una puesta a punto más agresiva.

Iguales pero distintos: motor

En cuanto a propulsor, ambas versiones hacen uso de un motor de 2,0 litros de cilindrada (desarrollado por Hyundai) que aporta idéntica cifra de par (378 Nm) desde 1.750 rpm, que llegará así hasta las 3.500 en la versión N y, hasta las 4.200 rpm en la versión N Performance. Esta es la primera diferencia entre ambas versiones N. Finalmente a 6.000 rpm tendrán una diferencia de potencia de 25 CV, con 250 para el N y 275 para el N Performance.

Este motor se realiza de forma integral en aluminio con bloque y culata en este material. Mantiene una relación de compresión de 9,5 a uno en un motor turboalimentado de 1.998 centímetros cúbicos. Sus cotas son cuadradas con 86 mm de diámetro y carrera, lo que favorece que el motor se estire en el cuentarrevoluciones. Y para ambos el sistema de alimentación hace uso de inyección directa, con capacidad para varias inyecciones de combustible en cada ciclo (inyección estratificada).

Para la sobrealimentación se recurre a un único turbocompresor con intercooler para refrigerar el aire en la admisión después de comprimido por la turbina. Se ha optado por un sistema de distribución variable para la admisión y el escape, por lo que los gases fluirán adecuadamente en todo el régimen de revoluciones, haciéndolo más agradable y utilizable. De forma principal gracias a la curva de par casi plana que ofrece.

Transmisión y frenos del Hyundai i30N

En ambas versiones existe una única opción de caja de cambios manual con seis relaciones, que son ligeramente más cortas en la versión performance. Esto redunda en que sea más rápido no sólo por su potencia, sino también por al desmultiplicación de la caja de cambios. También se ha incorporado un diferencial de discos controlado de forma electrónica que permite maximizar la tracción del vehículo, también realiza el reparto vectorial del par para ayudarnos con la guiñada del vehículo.

El Hyundai i30N incorpora una función rev mach, configurable, con la que este nos dará el golpe de gas necesario en cada reducción. Algo que nos serviría para hacer el “punta tacón” de forma automatizada. Este equilibra las revoluciones del motor con las que girará al meter la nueva marcha. Haciendo más eficaces y suaves las reducciones de marcha. Por parte de los frenos equipa unos discos ventilados al frente de 345 mm y macizos de 314 mm en el eje trasero, ambos mordidos por pinzas flotantes de un único pistón. La versión N posee unos ligeramente más pequeños.

Hyundai i30N Performance, rápido y divertido

Vayamos a lo sustancial. Una vez identificadas las versiones, queda claro que probamos la de mayor rendimiento de estas. Sólo la delatan las llantas de 19 pulgadas, frente a las 18 de la versión estándar. Una vez nos sentamos en unos asientos deportivos específicos, vemos que estamos ante un Hyundai i30 normal en el que destaca la instrumentación y dos grandes botones azules en el volante. Estos sirven para modificar diferentes parámetros del funcionamiento del vehículo accediendo de forma directa a los más deportivos: Sport, N y Custom.

En la instrumentación apreciamos una decoración específica con detalles como la trama de fondo o el logotipo N en ella, además se integra un indicador de cambio de marcha a través de luces LED y indicador de rpm máximas cuando el motor está frío. Por lo demás, presenta la configuración habitual de dos esferas con una pantalla entre ellas e indicadores de la temperatura del refrigerante y combustible restante.

Salpicadero sobrio y funcional

El Hyundai i30N no posee ninguna diferencia notable en el salpicadero respecto a sus hermanos de gama menos potentes. Este se construye con plásticos blandos y duros, con una moldura decorativa negra y con un diseño muy horizontal. Los botones quedan concentrados en los laterales de la pantalla multifunción a través de la que manejamos el sistema de infoentretenimiento, el climatizador y la palanca de cambios, dejando despejado el resto.

Que se conserven los botones para diferentes funciones habituales es un plus a la hora de utilizar el vehículo, ya que resulta más fácil su manejo por tacto sin retirar la vista de la carretera. Otro detalles es la incorporación de una toma auxiliar de audio, un USB y dos tomas de 12 voltios en el espacio resultante delante de la palanca de cambios.

Sistema de infoentretenimiento del Hyundai i30N

Este sistema de infoentretenimineto comparte hardware con sus compañeros de gama pero su software posee más funcionalidades, todas ellas vinculadas al control del vehículo. Al tratarse de una versión deportiva existe una serie de menús a través de los que podemos obtener más información del vehículo o configurar los parámetros del modo Custom a nuestro gusto.

El modo Custom permite seleccionar diferentes set up individuales de cada elemento del vehículo. Así es posible regular la respuesta del motor, el rev mach, el comportamiento del diferencial de deslizamiento limitado, el sonido del escape (lleva mariposas), también podemos tocar el control de estabilidad con tres modo en los que podemos llegar a apagarlo por completo, la asistencia de la dirección y la suspensión, cambiando el tarado de los amortiguadores.

 Los menús son fáciles de utilizar y muestran la información de forma clara. Otros detalles son la incorporación de un cronómetro o una pantalla en la que es posible ver las fuerzas G que soporta el vehículo durante la conducción. Elementos que en carretera pueden no ser muy útiles, pero si entramos en circuito pueden ganar utilidad.

Navegador y otras funciones

Como os comentaba la pantalla es la misma que podemos encontrar en toda al gama Hyundai i30, es decir, táctil con menús claros y fáciles de utilizar. Sus grafismos son sencillos y fáciles de leer, aunque en ocasiones parecen algo anticuados. A su favor siempre está la rapidez y fluidez del sistema. Este es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, elementos que ayudan a que nuestro teléfono no sea in incordio cuando conducimos y podamos utilizar algunas de sus funciones con seguridad.

El resto de funciones se resuelven con facilidad y sencillez permitiendo que un usuario novato se sienta cómodo desde el primer momento. La calidad del sonido es adecuada y permite que todos los ocupantes el vehículo escuchen con calidad el sonido gracias a unos ajusten extensos en su menú dedicado al audio. La guía del navegador es clara y se anticipa correctamente para evitar confusiones en cruces múltiples o rotondas con muchas salidas, además muestra una ampliación de la localización en modo pantalla partida que facilita el guiado.

Habitabilidad, igual que un Hyundai i30 pero con asientos más confortables

La habitabilidad del Hyundai i30N no cambia respecto a los i30 estándar, esto se debe a que su habitáculo no se modifica, salvo por los asientos deportivos delanteros. La traducción es, que mantenemos el carácter útil del vehículo, ganando en apoyo lateral en las plazas delanteras. Estos asientos son suficientemente anchos para acomodar personas de grandes dimensiones, pero poseen unos pétalos amplios y confortables que sujetarán cualquier cuerpo mientras atraviesa las curvas. Por otra parte estos no son demasiado agresivos por lo que es fácilmente soportable su uso durante muchos kilómetros.

En las plazas traseras encontramos la misma banqueta que en toda la gama Hyundai i30, únicamente diferenciada por la tapicería mixta de Alcantara y cuero. En ella es posible acomodar a dos adultos con facilidad, mientras al plaza central quedará reservada a menores o para casos puntuales. Todas las cosas son buenas en las plazas laterales pudiendo acomodar a personas de gran tamaño.

El espacio de carga se mantiene en 395 litros de maletero con todas las plazas disponibles. Si queremos ampliarlo podemos abatir los asientos traseros para alcanzar 1.301, aunque en este caso una barra de refuerzo del chasis en las versiones N nos impedirá meter algunos objetos de grandes dimensiones.

Primer arranque

Es fácil sentarse y sentirse cómodo en el Hyundai i30N, los reglajes nos permiten alcanzar una posición idónea al volante. De este modo podremos realizar viajes o atacar curvas durante horas sin fatigarnos y manteniendo suficiente capacidad de reacción. Arrancamos el motor y nos da la bienvenida con un sonido ronco, agradable; para en pocos segundos pasar al silencio. Otra alternativa es ponerlo en modo custom desde primera hora de la mañana, entonces el sonido se apaciguará pero no llegará a silenciarse.

En el cuadro vemos unas luces LED naranjas que nos advierten del régimen máximo con el motor frío. Estas irán apagándose a medida que vaya tomando temperatura el motor, para finalmente quedar circunscritas a la parte roja del cuentarrevoluciones en el mismo color que este.

Ya en marcha

Mientras salimos del garaje y podemos apreciar que la palanca de cambios está en un lugar adecuado y que muestra un tacto correcto, no llega al de las palancas de cambio de Mazda pero es agradable. Podemos sentir cómo entra cada marcha con suavidad y firmeza. Para rodar por ciudad lo ideal es poner el modo de suspensión más blando y el escape en modo normal (silencioso) para no atemorizar a los viandantes y tragarnos todos los baches que podamos encontrar.

Esperamos a que se caliente el motor entre semáforos o por las habituales vías de circunvalación de la ciudad, dónde se comporta como un Hyundai i30 normal pero más asentado sobre el asfalto y potente. Ya en carretera abierta, camino de nuestro destino podemos prescindir del modo normal y utilizar el modo Custom, el más recomendable a mi parecer. Entonces despertamos un coche rápido, muy rápido que nos hace desear curvas.

En carretera

El Hyundai i30N en carretera de curvas tiene un detalle interesante, la suspensión en su modo más duro es excesivamente dura, casi pensada para circuito. Razón por la que el modo N que pone todos los reglajes en la posición más deportiva es menos recomendable que el modo Custom bien configurado. Entonces dependerá de la carretera que afrontemos si elegimos entre la suspensión normal o Sport, descartando la más dura por los rebotes incómodos que proporciona.

En movimiento se trata de un coche fácil en el que la respuesta del motor domina la experiencia, si bien otros rivales más ligeros transmiten la sensación de “correr más” aunque sea únicamente subjetiva. Esto se debe a que la curva de par decae ligeramente más allá de las 4.000 rpm, lo que da la sensación de que arriba corre menos, aunque tiene una “patada brutal” en bajo y medio régimen. Es un motor ideal para todos los días con posibilidad de divertirnos en una carretera de curvas.

El sonido del escape y de la admisión es llamativo y se logra a través del trabajo en el escape y la inyección de combustible en este. No se trata de un sonido natural pero acaba siendo agradable cuando vamos a una carretera de montaña.

Posición y accionamiento de los pedales

Los pedales se sitúan ligeramente hacia la derecha y este pedalier no cambia respecto a otras versiones, por lo que se mantiene el pedal del acelerador lejos del freno. Esto hace que sea ligeramente más difícil realizar la maniobra del “punta-tacón” por nosotros mismos, pero contamos con la asistencia del rev-mach.

Al mismo tiempo, el pedal del freno está algo asistido en exceso y las pinzas flotantes aportan un tacto algo ligero en el pedal, dónde lograremos mayor capacidad de frenada por desplazamiento que por presión. Esto significa que la modulación de la frenada regresiva se hace algo más complicada que si tuviésemos un pedal más firme. En cualquier caso, el compacto deportivo coreano frena bien, y tarda bastante en fatigar los frenos por temperatura.

Por su parte, el pedal del embrague es ligeramente duro, aunque utilizable en el día a día. Se trata de un elemento que nos recuerda que estamos ante una versión deportiva y resulta agradable de utilizar. Especialmente cuando atacamos carreteras de curvas.

Dirección con varios pasos de asistencia

La dirección puede tener diferentes tarados con los que se puede asistir, desde la más blanda a otras dos correspondientes con Sport y Sport +. Este último es el más ideal, con el que la dirección tiene mayor peso y resulta más agradable. El  problema es la ausencia de feedback por parte de este, es difícil saber cuándo estamos perdiendo agarre en los neumáticos delanteros.

Por otra parte, es extremadamente precisa, el coche se dirige con rapidez al punto que hemos marcado con el volante. Es fácil conocer hacia dónde nos dirigimos con indicarlo, en este aspecto la dirección se muestra rápida y precisa, aventajando a muchos de sus rivales.

Diferencial autoblocante e-LSD

La incorporación de este diferencial autoblocante aporta un nivel de motricidad muy elevado al Hyundai i30N Performance. De este modo, el vehículo siempre envía mayor cantidad de par a la rueda que mejor puede soportarlo. Al tiempo, realiza una administración vectorial del par para lograr giros mejor definidos con la ayuda de la retención o la aplicación de fuerza a través de las ruedas motrices.

Es algo muy llamativo durante la conducción, ya que el coche parece leernos el pensamiento y mantiene una trayectoria muy definida en cada momento. Algo a lo que ayudan los neumáticos Pirelli P-Zero equipados de serie.

Comportamiento del Hyundai i30N

El Hyundai i30N destaca por tener un eje delantero muy incisivo que se inscribe en las curvas con rapidez y naturalidad. Con un comportamiento constantemente neutro sin que nos asuste cuando no toca. Los diferentes modos de funcionamiento del control electrónico de estabilidad hacen posible, que descolguemos ligeramente la trasera. Siempre que optemos por el modo sport o algo más, sin ser exagerado, cuando lo quitamos.

En este sentido el compacto asiático ha logrado un buen compromiso en su comportamiento para atacar curva y ser utilizado en el día a día. Se encuentra un paso por delante de otros modelos de la competencia en cuanto a diversión y deportividad. Como podría ser un Volkswagen Golf GTI estándar (otro cantar TCR, Clubsport y demás). Y es más fácil de llevar rápido que un Honda Civic Type-R.

Consumo de carburante

El consumo en las versiones radicales es menos importante pero cuando se trata de un vehículo para usa en el día a día cobra protagonismo. El motor de 2,0 litros de cilindrada y 275 CV nos ha parecido muy interesante a nivel de consumo de carburante. Homologa en ciclo WLTP 7,8 litros por cada 100 kilómetros recorridos en consumo mixto. Algo más que razonable que logramos durante la prueba.

En los días que tuvimos esta unidad, realizamos bastante conducción deportiva y urbana. Al tiempo que también realizamos recorridos habituales por carreteras de circunvalación, entradas y salidas de Madrid. Al final de la prueba pudimos comprobar como el consumo medio ascendía a 8,2 litros necesarios para completar los 100 km. Este nos ha parecido muy bueno y es, tan solo 0,4 litros más que el homologado por la marca.

Como siempre, a la hora de atacar curvas y divertirnos el consumo se dispara. Esto no es representativo, dado que el uso combinado muestra fielmente cuánto carburante necesita este modelo para ser utilizado a diario con alguna que otra alegría.

Conclusiones del Hyundai i30N

El Hyundai i30N Performance posee un compromiso equilibrado entre su uso diario y la diversión en carreteras de curvas. Este se ve ligeramente penalizado por un peso, elevado respecto a sus rivales en el segmento. Por ejemplo, con 1.504 kg del Hyundai frente a 1.280 kg del Peugeot 308 GTi. Su comportamiento es intachable y divertido.

Por otra parte, su precio de tarifa se sitúa en los 39.250 €. A los que debemos quitar 6.000 de un descuento directo de la marca. Por lo que se quedaría en 33.250 a la hora de escribir esta prueba. Un precio más que interesante si queremos un coche divertido, agradable de conducir y rápido.

Ficha técnica Hyundai i30N Performance

Prestaciones y consumos homologados

Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h 6,1 s
Consumo urbano 10,6 l/100 km
Consumo extraurbano 6,1 l/100 km
Consumo medio 7,8 l/100 km
Emisiones de CO₂ 178 gr/km
Etiqueta “DGT” / Norma anticontaminación “C” / Euro 6

Dimensiones, peso, capacidades

Tipo de Carrocería Turismo
Número de puertas 5
Longitud 4.335 mm
Anchura 1.795 mm
Altura 1.451 mm
Batalla 2.650 mm
Vía delantera 1.556 mm
Vía trasera 1.564 mm
Peso 1.504 kg

Depósito de Combustible

Gasolina 50 l

Volúmenes de maletero

Volumen con una fila de asientos disponible 1.301 litros
Volumen mínimo con dos filas de asientos disponibles 395 litros
Número de plazas 5
Distribución de asientos 2 + 3

Motor de Combustión

Propósito Impulsar el vehículo
Combustible Gasolina
Potencia máxima 275 CV / 202 kW
Revoluciones potencia máxima 6.000 rpm
Par máximo 378 Nm
Revoluciones par máximo 1.750 – 4.200 rpm
Situación Delantero transversal
Número de cilindros 4
Disposición de los cilindros En línea
Material del bloque Aluminio
Material de la culata Aluminio
Diámetro 86 mm
Carrera 86 mm
Cilindrada 1.998 cm³
Relación de compresión 9,5 a 1

Distribución

Válvulas por cilindro 4
Tipo de distribución Dos árboles de levas en la culata
Alimentación Inyección Ddirecta
Sobrealimentación
Tipo de sobrealimentación Turbocompresor
Refrigeración de la admisión Intercooler
Automatismo de parada y arranque del motor (“Stop/Start”)

Transmisión

Tracción Delantera
Caja de cambios Manual
Número de velocidades 6
Tipo de Embrague Embrague monodisco en seco
Tipo de mecanismo Pares de engranajes

Desarrollos (km/h cada 1.000 rpm)

8,9
14,2
21,5
28,6
35,5
42,7
R 7,6

Chasis

Estructura suspensión delantera Tipo McPherson
Muelle suspensión delantera Resorte helicoidal
Estructura suspensión trasera Multibrazo
Muelle suspensión trasera Resorte helicoidal
Barra estabilizadora delantera
Barra estabilizadora trasera
Tipo de frenos delanteros Disco ventilado
Diámetro de frenos delanteros 345 mm
Tipo de frenos traseros Disco
Diámetro de frenos traseros 314 mm

Dirección y ruedas

Tipo Cremallera
Tipo de asistencia Eléctrica
Asistencia en función de la velocidad
Desmultiplicación dirección 12,31
Diámetro de giro entre bordillos 10,6 m
Vueltas de volante entre topes 2,14
Neumáticos delanteros 235/35 R19
Neumáticos traseros 235/35 R19
Llantas delanteras 8 x 19
Llantas Traseras 8 x 19

Hyundai i30N Performance

39,250 €
7.7

Diseño

7.0/10

Habitabilidad

7.5/10

Comportamiento

8.5/10

Motor

8.0/10

Conjunto

7.5/10

Pros

  • Propulsor
  • Caja de cambios
  • Confort de marcha
  • Asientos deportivos
  • Comportamiento dinámico

Cons

  • Opticas LED
  • Pinzas flotantes
  • Precio elevado
  • Maletero limitado
  • Consumo ligeramente elevado