EngineStars

Opel Crossland X, un utilitario completo

7.6
Nuestra Valoración
8
Diseño
8
Motor
9
Transmisión
5
Comportamiento
7
Confort
7
Consumo
8
Habitabilidad
6
Prestaciones
8
Equipamiento
10
Seguridad
6
Probador
Destacable
Habitabilidad
Plazas traseras
Maletero
Mejorable
Tacto palanca freno de estacionamiento
Detalles de acabado
Comportamiento de la suspensión trasera

El Opel Crossland X es el modelo más urbano de la familia de crossover alemana, practicidad y estética son sus bazas principales.

Opel ha tardado en introducirse en el segmento de los SUV, una moda o tendencia que ha logrado implantarse en el mercado del automóvil. Por esta razón la firma alemana perteneciente al Grupo PSA ha lanzado la gama X. Un grupo de modelos con estética campera desarrollados en colaboración con el grupo francés antes de la adquisición. 

El Opel Crossland X nace para sustituir al Opel Meriva, el más pequeño de los monovolúmenes de la marca del rayo. Esto se debe a la caída incesante de la cuota de mercado de los monovolúmenes, que vivieron una etapa dorada a finales de los ’90 y primeros compases del s. XXI.

Opel califica a este modelo como un Crossover, es decir, una mezcla entre los SUV y los monovolúmenes. Esto trata de aunar de forma efectiva la estética que funciona comercial con el espacio interior y practicidad de  unas carrocerías algo denostadas. Algo semejante a lo se ha hecho con el Renault Scénic o los Peugeot 3008 y 5008.

Fabricación nacional para el Opel Crossland X y el Citroën C3 Aircross en la planta de Figueruelas, Zaragoza. Esto se debe a un acuerdo de colaboración rubricado entre Opel y PSA antes de la adquisición. Mediante este se compartirían elementos tecnológicos como la plataforma o la gama de motores, así como elementos del sistema de infoentretenimiento entre ambas compañías. 

Rivales en un segmento competido

El segmento B, tradicionalmente el de los utilitarios como el Opel Corsa, está mutando y hoy se venden vehículos más grandes con mayores capacidades. Opel tiene presentes en la categoría dos crossover/SUV, este Opel Crossland X y el Opel Mokka X, aunque ambos con un enfoque distinto.

El más familiar Opel Crossland X cuenta con un espacio interior más amplio, con diferentes opciones de modularidad y está pensado para mantenerse siempre sobre el asfalto. Por su parte, el Opel Mokka X tiene la posibilidad de equipar tracción total, mecánicas más potentes y posee un precio de partida más elevado.

En cuanto a su competencia en otras marcas podemos encontrar una avalancha de modelos en casi la totalidad de fabricantes. Desde España llega el SEAT Arona, por el lado francés encontramos al Peugeot 2008, Citroën C3 Aircross y Peugeot 2008; Ford posee el EcoSport y pronto el Ford Puma, tenesmos a los coreanos Hyundai Kona y Kia Stonic. También existen opciones como el Mazda CX-3 o e Volkswagen T-Cross. En definitiva un segmento muy completo en el que no será fácil competir

Diseño: un monovolumen atractivo, un SUV práctico.

Las dimensiones del vehículo condicionan de forma ineludible su aspecto, especialmente en este Opel Crossland X. Esto es así debido a unas medidas algo cuadradas con 4,2 metros de longitud, 1,7 metros de anchura y 1,6 metros de altura; medidas que conforman una carrocería algo estrecha y elevada respecto a la longitud del vehículo. De este modo, se acerca a las proporciones tradicionales de un monovolumen. Por otra parte, el diseño del portón trasero, casi vertical, y el parabrisas, muy tendido, también nos recuerdan a los monovolúmenes de hace 10 o 15 años.

Aditamentos como los protectores de carrocería pintados en color gris plata o el perímetro bajo, así como los pasos de rueda, protegidos con plásticos negros, dotan al modelo alemán de una presencia diferente algo más robusta. Esta es la forma de lograr la tan ansiada estética SUV.

El frontal es típicamente Opel, con los elementos que han desarrollado en todos sus últimos modelos. Los elementos más destacables son la parrilla frontal con el logo enmarcado por dos molduras cromadas y las luces diurnas LED con forma de bumerán que se enlazan con estas.

La vista lateral está dominada por su amplia batalla, de 2,6 metros, dejando un voladizo trasero especialmente corto. Esta mayor distancia entre ejes favorece positivamente la habitabilidad del vehículo. También destacan detalles como el efecto de “techo flotante” en el pilar C lograda gracias a la prolongación de las ópticas traseras y del último cristal lateral.

En el acabado de pruebas el Opel Crossland X equipa unas llantas de 17 pulgadas con neumáticos de medidas 215/50 R17 en ambos ejes. Estas llantas logran cubrir adecuadamente los pasos de rueda y el perfil 50 permite absorber irregularidades, al tiempo que complementa la estética campera del vehículo.

Ventajas claras para el usuario con este diseño son la facilidad de acceso debido a la altura, aunque estas puertas no sean las que más se abren del mercado. También se ve mejorada la visibilidad del entorno al encontrarnos ligeramente elevados, aunque no destaca demasiado frente al monovolumen al que sustituye.

La calidad de terminación de este modelo de Opel es correcta aunque no la mejor que podemos encontrar en su catálogo. Por encima queda el Opel Mokka X o los Opel Astra e Insignia. La unión de las puertas delanteras con la aleta o detalles en las ópticas traseras, visibles al abrir el portón.

Habitáculo: amplitud y detalles.

El habitáculo de los Opel de última generación es muy semejante entre sí. Este destaca por su parecido con el Opel Astra. Por tanto, la disposición de los mandos es muy lógica y poseen numerosos espacios para dejar diferentes objetos que llevamos en los bolsillos. Por otra parte, es un detalle interesante contar con dos tomas de USB y la posibilidad de equipar un cargador inalámbrico para smartphones.

El espacio del salpicadero y la consola central está dominado por la pantalla del sistema multimedia, que puede ser de siete u ocho pulgadas. Esta tiene un acabado mate que mitiga los reflejos, también los del sol. Los menús en ella incorporados son fáciles de entender y utilizar  aunque no tiene una posición “home” o inicio clara. 

El panel de instrumentos es el mismo que hemos visto en otros modelos de la marca con tres relojes analógicos y una pantalla central a color en la que se ofrecen diferentes informaciones. El paso entre las diferentes informaciones es intuitivo pero algo engorroso al encontrarse el control en la palanca que controla los intermitentes y las luces de carretera.

Su calidad de construcción es semejante a la de la carrocería con luces y sombras. La parte superior del salpicadero emplea plásticos blandos, mientras que el resto se construye con plásticos más duros. Un ejemplo de esto son las puertas, demasiado duras para apoyarse durante un viaje. Otro detalle es la rejilla de la salida superior de aire sobre el salpicadero, que quedaba mal enrasada. 

Los asientos del Opel Crossland forman parte de sus luces, siendo muy confortables. Sus pétalos recogen correctamente la espalda y su mullido es firme, algo útil para evitar la fatiga. Otro elemento interesante de estos asientos delanteros es la banqueta extensible, algo poco habitual en el segmento y que se agradece.

El punto fuerte de este habitáculo es el de su amplitud. Los ocupantes de las plazas traseras contarán con un buen espacio para las piernas y las rodillas, aunque midan más de 1,9 metros de estatura. Esta segunda banqueta cuenta con la posibilidad de desplazamiento horizontal de 15 centímetros, lo que aumenta la versatilidad del vehículo. Esto sirve para ampliar el maletero o el espacio disponible para los ocupantes de las plazas traseras. 

Motor y transmisión: 1,5 litros diésel de 120 CV, solvente

La gama de propulsores disponible en el Opel Crossland X está compuesta por dos propulsores diésel de 1,5 litros de desplazamiento con 102 y 120 CV de potencia; por el lado de la gasolina aparecen otras dos motorizaciones de 1,2 litros con 110 y 131 CV de potencia. En función del propulsor escogido es posible optar por una caja de cambios automática o manual, siempre de seis relaciones.

La unidad de pruebas contaba con el propulsor diésel más potente, que únicamente es posible adquirirlo si se asocia con una caja de cambios automática de seis relaciones. Este es un propulsor que podemos ver en otros vehículos de la firma como el Opel Grandland X o los Peugeot 2008 y 3008. 

El nivel prestacional de esta mecánica está ligeramente por encima de la media con una aceleración desde parado hasta 100 km/h de poco más de 11 segundos. A ello contribuye de forma definitiva los 300 Nm de par que posee este propulsor. Siempre se siente capaz de mover con soltura el vehículo con un peso superior a los 1.300 kg.

La única pega que le podemos sacar es la falta de aislamiento, algo que contribuye a que se filtren las vibraciones cuando circulamos a bajo régimen. Por lo demás se antoja como un motor correcto para realizar largos recorridos o para personas que realicen muchos kilómetros anualmente. 

La caja de cambios cumple perfectamente con su papel de garantizar un buen nivel de empuje, al tiempo que mantienen los consumos bajos. No se trata de un vehículo con modos de conducción pero está bien ajustado para lograr la respuesta adecuada sin elevar los consumos. Siempre mantiene al propulsor cerca de su zona de máximo par, a 1.750 rpm, algo que permite mantener una buena reserva de potencia en carretera sin necesidad de reducir. Otro aspecto positivo es su funcionamiento suave, con transiciones confortables y rápidas. 

Dinámica: para toda la familia.

El Opel Crosland X responde perfectamente a su posicionamiento, se trata de un vehículo familiar y así lo demuestra su puesta a punto. Este ofrece el máximo confort posible, mientras mantiene una conducción fácil y agradable sin meternos en problemas. Los tarados de suspensión son suaves tirando a blandos y la dirección recibe una acusada asistencia.

Esto resulta en que el Opel Crossland es un vehículo muy cómodo para moverse en ciudad, con una suspensión que filtra adecuadamente las irregularidades del terreno y una dirección suave que facilita las maniobras. El puesto de conducción elevado permite una gran visibilidad en todas las direcciones. La pega es que el eje trasero resulta muy seco al pasar por grandes badenes o irregularidades inesperadas. 

Cuando salimos a autopista y autovía se muestra estable a velocidades legales y es fácil de conducir. Destaca la ausencia de ruidos y de información en el volante, lo que resulta en una falsa sensación de flotabilidad. Digo falsa, porque en cuanto giramos el coche responde y va por donde le decimos.

 Estas sensaciones son aplicables a las carreteras más viradas, encontrando subviraje cuando ya queremos buscarle las cosquillas a la plataforma. Siempre obtenemos reacciones seguras y predecibles cuando nos acercamos al límite de adherencia del neumático. Como punto negativo están las oscilaciones de la carrocería, una suspensión que prioriza el confort redunda en fuertes movimientos de cabeceo y balanceo en estas pequeñas carreteras. Al final se trata de un vehículo pensado para realizar una conducción suave y relajada.

Equipamiento: Rico en el segmento

La oferta de acabados a día de hoy se compone por tres niveles diferenciados: Edition, Design Line e Innovation. Este último se corresponde con la unidad probada, con un precio de tarifa superior a los 20.000€.

Este modelo incorpora elementos como el HUD opcional, muy poco común en el segmento, además de serie incluye el cargador inalámbrico para teléfonos móviles, faros adaptativos con tecnología LED, acceso y arranque sin llave, climatizador bizona o asientos calefactados. El más destacable de estos serías los faros LED adaptativos, que logran realizar su función adecuadamente sin deslumbrar a los demás usuarios de la vía y cambiando el haz de luz con suma rapidez. 

El sistema multimedia de esta versión utiliza una pantalla de ocho pulgadas con compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay, lo que implica un buen nivel de conectividad. De este modo, resulta fácil mantenerse conectado y utilizar nuestro teléfono cuando conducimos. En este acabado también se incluye un techo panorámico de cristal con una cortinilla eléctrica para cubrirlo.

Otro apartado interesante en cualquier coche de nueva factura es su paquete de seguridad y asistencia. En el Opel Crossland X podemos distinguir entre los elementos de serie y aquellos que son opcionales. Este acabado más elevado en la gama incorpora de serie: alerta de cambio involuntario de carril (una advertencia sonora y una luz naranja destellante en el salpicadero), control de crucero y limitador de velocidad, reconocimiento de señales y sensores traseros de ayuda al aparcamiento. 

Quedan para el paquete de elementos opcionales: los sensores de aparcamiento delanteros, la alerta de tráfico en el ángulo muerto o el sistema de frenada de emergencia automatizada ante la presencia de peatones u otros vehículos. Elementos que otros modelos incorporan de serie. El funcionamiento de aquellos que llevaba nuestra unidad (sensores de aparcamiento delanteros y control de ángulo muerto) son satisfactorios y fáciles de utilizar. 

Consumo: cerca del homologado.

El consumo es otra de los caballos de batalla que tienen los fabricantes y los usuarios. El Opel Crossland X 1.5 CDTI 6Aut.homologa, según ciclo WLTP, 5,2 litros de carburante necesarios para recorrer 100 km.

Durante la semana de pruebas pudimos circular por entornos urbanos y carreteras de todo tipo, secundarias y autopistas. Nuestra medición fue de 6,1 litros de carburante necesario para recorrer 100 km. Una medida real tomada entre repostajes con más de 1.000 km de prueba. Algo que implica una autonomía aproximada de 790 km.

Comparte este artículo:

Artículos recomendados

La diversidad en el catálogo acaba con una marca, una realidad de la industria del automóvil
Una premisa que limita de forma efectiva las gamas de todas las marcas , especialmente de aquellas que necesitan grandes volúmenes para vivir "a gusto", son las generalistas. ¿ Nunca te has preguntado por qué los fabricantes generalistas...
Leer más >>
Ineos Grenadier, un 4x4 puro que puede fabricarse en Francia
Lanzar una nuevo todoterreno puro en los tiempo que corren puede parecer una locura, pero cuando hablamos de un producto de nicho, sin aspiraciones de volúmenes enormes; la cosa cambia. El Land Rover Defender original dejó un espacio en el mercado, y...
Leer más >>
Ford Fiesta, con mecánicas híbridas
Ford siempre ha tenido su modelo del segmento B entre los más vendidos de Europa, 227.100 unidades en 2019 . El Ford Fiesta aúna diferentes características con las que logra mantenerse entre los más vendidos, si bien le faltaban motorizaciones...
Leer más >>
La Unión Europea modificará el etiquetado de los neumáticos
Los neumáticos son el único elemento de nuestro vehículo que permanece en contacto con el pavimento, siendo un elemento que puede generar resistencias diferentes en función de sus elementos de construcción. Esto significa que se venden con una...
Leer más >>
Hyundai Kona Hybrid, SUV polivalente
El Hyundai Kona Hybrid es la última versión del SUV compacto de la firma coreana en llegar al mercado, en septiembre de 2019. Dentro de la gama del Hyundai Kona se sitúa como alternativa con etiqueta ECO , gracias...
Leer más >>
Desaparecerá el Renault Espace
Renault quiere ahorrar 2.000 millones de euros en los próximos tres años y esto no es tarea fácil. Para lograrlo podría anunciarse el cese en la producción de modelos como el Renault Espace y Renault Scénic . Modelos...
Leer más >>
Hyundai i30N, un deportivo compacto para todo
Hyundai i30N Performance, diversión y utilidad en el mismo vehículo Hyundai i30 N, el primer modelo deportivo en la gama de Hyundai que podamos denominar así. Una versión que ha llegado para quedarse y divertirte . Especialmente este último aspecto...
Leer más >>
Málaga desconocida
699.00€
3 días 2 noches
Parques naturales Málaga
Roadtrip
Viaje
DETALLES
Hyundai Kona Hybrid, SUV polivalente
El Hyundai Kona Hybrid es la última versión del SUV compacto de la firma coreana en llegar al mercado, en septiembre de 2019. Dentro de la gama del Hyundai Kona se sitúa como alternativa con etiqueta ECO , gracias...
Leer más >>