Utilitario lógico y deportivo: Opel Corsa GSI.

Opel ha cambiado mucho en los últimos años, tras atravesar una racha de malos resultados continuos. Aunque uno de sus modelos más exitosos desde su aparición en el mercado ha sido su utilitario el Opel Corsa. Se trata de un modelo que siempre se ha adaptado a las necesidades de sus propietarios, generación tras generación.

También, desde el inicio, ha tenido versiones aspiracionales y deportivas como el Opel Corsa A GSI, un pequeño utilitario con 100 CV de potencia y menos de 1.000 kg de peso. Así la historia del modelo fue creciendo hasta que a finales del s. XX y principios del s. XXI se crea el Opel Performance Center. Esta es la razón por la que desaparecieron las versiones GSI para dar lugar a las OPC, creadas por este departamento.

Sus coches eran potentes pero poco deportivos, al menos en comparación con la competencia. En parte esto se debía al sobrepesos de muchos de sus modelos. Todos recordamos los increíbles Opel Vectra OPC o el Opel Zafira OPC. Esto ha cambiado con la nueva Opel, iniciada por General Motors y continuada por el Grupo PSA, nuevo propietario de la marca germana.

Las viejas siglas vuelven a cobrar protagonismo y así apareció el Opel Insignia GSI con sistema de tracción integral inteligente y motores realmente potentes con hasta 240 CV. El Opel Astra parece un modelo en suspenso con el que es difícil contar en versiones aspriracionales, aunque hace poco le han realizado un lavado de cara. Nos queda el pequeño de la gama, el Opel Corsa, que recibía su versión GSI para despedir a la quinta generación por todo lo alto tras jubilar a la potente OPC.

Diseño: Agresivo y discreto

El Opel Corsa GSI adopta elementos del Opel Corsa OPC como el paragolpes delantero o el capó, pero también las llantas opcionales de 18 pulgadas de diámetro. Las taloneras y el paragolpes trasero con una nueva parte baja completan la imagen de la versión deportiva racional del utilitario alemán.

A pesar de se una versión deportiva no se modifica en exceso su apartado estético. Con un diseño en dos volúmenes poco diferenciados con los que se logra una suerte de cuña. Destacan las tomas de aire falsas en el paragolpes delantero y sobre la calandra. A ellos se unen detalles en símil fibra de carbono como las carcasas de los retrovisores exteriores o los “bigotes” que se extienden a cada lado del logo de la marca.

Las ópticas son compartidas con sus hermanos de gama con la incorporación de iluminación mediante bombillas de xenón. En la parte trasera se continúa confiando en las bombillas de filamento de wolframio para todas las funciones. A pesar de contar con una tecnología superada por los diodos luminosos (LED) logran una buena visibilidad durante la noche. Al mismo tiempo, es posible la sustitución de las bombillas por uno mismo, lo que abarata los costes de mantenimiento.

En conjunto el Opel Corsa en retirada mantiene una imagen deportiva y agresiva, anunciando lo que esconde este pequeño germano. La unidad de pruebas equipa las llantas de 18 pulgadas opcionales que provienen directamente del desaparecido Opel Corsa
OPC.

Habitáculo: sobrio, conocido y correcto

El habitáculo del Opel Corsa GSI no destaca en nada, pues mantiene la disposición de los mandos de sus compañeros de gama y el OPC. Este está confecciona con un salpicadero horizontal en el que destaca la incorporación de una pantalla táctil compatible con Android Auto y Apple Car Play. A sus laterales se sitúan dos grupos de botones para controlar diferentes aspectos como la calefacción de los asientos.

La instrumentación por su parte, se muestra algo anticuada con unos diales sencillos y fáciles de leer, a la que se suma una pantalla central sin colores y con menos información que la mostrada de los nuevos modelos de la marca. Los indicarodes para el nivel de combustible y temperatura del líquido refrigerante se dejan en manos de una secuencia de LEDs que se encienden en función del aumento de temperatura o se apagan según disminuye el nivel de carburante en el depósito.

La unidad de pruebas contaba con los asientos opcionales Recaro CS, equipamiento recomendable si optamos por la compra de este vehículo. Estos aportan una imagen más deportiva al modelo al tiempo que nos sujetan en nuestro lugar sin apretarnos. Está algo elevados de más, pero este es un defecto lógico en versiones deportivas derivadas de modelos utilitarios urbanitas como es el Opel Corsa.

La situación de los controles es buena con fácil acceso desde el puesto de conducción, aunque la palanca de cambios queda algo desplazada. En conjunto es fácil de manejar y resulta agradable pasar kilómetros tras el volante del pequeño alemán.

Técnica: sin pretensiones

El Opel Corsa GSI no destaca por la incorporación de novedades tecnológicas o técnicas. Este fue desarrollado sobre la generación precedente del modelo sin apenas realizar cambios. La situación financiera de la marca europea y, la que era su matriz entonces, no permitía el desarrollo de un nuevo modelo desde cero. Por tanto, se escogió mantener la plataforma actualizándola.

En el eje delantero se opta por la incorporación de columnas McPherson, mientras en el trasero se utiliza un sistema de ruedas tiradas unidas mediante un elemento torsional. Al mismo tiempo, se conserva la puesta punto de los amortiguadores y los muelles del Opel Corsa OPC, algo que debido al cambio de peso del vehículo condicionará su dinámica. Los amortiguadores corren por cuenta del especialista Koni, integrando un sistema capaz de discriminar entre las frecuencias de alta y las de baja frecuencia. Esto se traduce en un movimiento rápido de la rueda cuando nos encontramos con baches o rizos del asfalto y un buen nivel de control para cabeceos y balanceos del vehículo.

Motor: lleno y equilibrado

El propulsor es el 1,4 litros que pudimos ver en el Opel Astra de 150 CV hasta su última renovación. Este utiliza un bloque de hierro y una culata de aluminio, para crear un propulsor tetracilíndrico con unas cualidades bastante interesantes. La potencia total es de 150 CV a 5.000 rpm, pero su par en constante desde las 3.000 rpm hasta las 4.500 con 220 Nm. La carrera es ligeramente larga respecto al diámetro del cilindro, algo que favorece la entrega de par.

La alimentación de combustible se realiza mediante inyección directa a las cámaras de combustión y se ve reforzada con un turbocompresor. De este modo, se introduce una mayor cantidad de aire en los cilindros permitiendo mayor cantidad de combustible en la mezcla y logrando más potencia.

En cuanto a la transmisión, se ha equipado una caja de cambios manual con seis relaciones. Posiblemente una de las mejores elecciones de la marca, al ser imposible equipar una automática. Gracias a esta podemos sentir algo más de lo habitual en un utilitario. En cuanto a las opciones de diferencial disponibles en el extinto Opel Corsa OPC, han desaparecido. Es una forma de mantener los costes bajos en un vehículo de apenas 16.000 euros. Por otra parte, un nivel de potencia menor hace que no sea tan necesario el diferencial autoblocante.

Conducción del Opel Corsa GSI: divertida y agradable

El Opel Corsa GSI destaca por ser un vehículo divertido y agradable en su uso, aunque la experiencia no está dominada por el propulsor y su explosiva entrega de potencia en la parte alta de cuenta vueltas. La despedida del Opel Corsa E utiliza un motor más lineal, más utilizable a medio régimen.

Este se combina con una caja de cambios manual de seis relaciones con una elección de relaciones perfecta. Con cada cambio de marcha a siguiente deja el régimen del motor en el comienzo de su zona de par, por lo que logramos tener empuje siempre. De este modo se logran aceleraciones interesantes con sus 150 CV y 220 Nm de par.

En cuanto apuesta a punto, el Opel Corsa GSI hereda una suspensión proveniente del Opel Corsa OPC, un modelo con un motor 100 kg más pesado. Esto se traduce en un muelle ligeramente duro para el vehículo en el eje delantero. Esto se traduce en un absorción menor cuando atravesamos áreas en las que pueda haber bache o el asfalto esté roto. El trabajo de controlar el rebote se transmite a los amortiguadores que logran mantener bajo control estos movimientos.

La puesta a punto de geometrías y dirección de paso variable, unida a unos Michelin Pilot Sport 4, hacen que tengas la sensación de poder pasar por cualquier curva a cualquier velocidad. El eje delantero logra inscribirse de forma muy rápida en las curvas, con control y dirigiéndose directamente al punto que indicamos.

El eje trasero, por su parte, parece haber hecho un pacto con el asfalto. Siempre se mantiene en su lugar, sin atisbo de movimiento, sin que el control de estabilidad actúe en ningún momento. Incluso buscando las reacciones de este eje, siempre se mantiene en su lugar de forma noble y correcta.

Cabe destacar el trabajo en la cremallera de dirección, con una parte central más neutra que permite circular algo más tranquilo en vías rápidas. Por otra parte, no es necesario girar mucho el volante para meternos en curvas cerradas. Algo que también se nota a la hora de realizar maniobras, logrando un coche ágil y fácil de manejar.

Los frenos son buenos con discos de mayor diámetro que el resto de la gama, pero con pinzas flotantes. También se han perdido las pinzas rígidas del Opel Corsa OPC. Se trata de un equipo que logra frenar con eficacia el vehículo y se siente bien, sin embargo tras 30 o 40 kilómetros circulando por carreteras de montaña es apreciable cierta fatiga.

Consumo: bajo para el día a día

Este es un coche pensado para el día a día, con un modo ECO que se activa por defecto. Algo que suaviza la entrega de potencia, sin embargo no se siente perezoso con él activado. Es posible lograr consumos por debajo de los 6 litros con facilidad incluso acercarnos a los 5,5 litros de carburante necesario para recorrer 100 km.

Del mismo modo, es fácil mantenerse en torno a los 7 litros cada 100 kilómetros recorridos si nos vamos a disfrutar de este pequeño utilitario deportivo. Estas cifras eran impensables hace no tantos años con vehículos de esta `potencia y rendimiento. Opel parece haberse puesto las pilas con sus nuevos productos. Incluso antes de la compra por parte del Grupo PSA, la firma alemana estaba realizando una conversión profunda con sus nuevos lanzamientos. Ahora le toca al nuevo Opel Corsa, que ya estaba listo. Aunque sus nuevos propietarios decidieron paralizar ese proyecto para crear un modelo nuevo sobre la base del Peugeot 208.

Conclusiones: algo que necesitaba el Opel Corsa

En conjunto es un coche noble, rápido, divertido y utilizable en el día a día. Una versión deportiva razonable y adecuada para el día a día en su comportamiento. Posiblemente una versión que siempre debió estar en la gama del Opel Corsa y una de las mejores despedidas para esta generación del modelo.

En su maletero de 280 litros de capacidad es posible introducir una buena cantidad de equipaje y su carrocería con tres puertas es una de las últimas que veremos en un utilitario. La practicidad está ganando al corazón y los fabricantes tienden a hacer desaparecer estas carrocerías por falta de ventas.

 

 

Opel Corsa GSI

7.7

Diseño

7.0/10

Habitabilidad

7.5/10

Comportamiento

8.5/10

Motor

8.0/10

Conjunto

7.5/10

Pros

  • Buenos consumos
  • Puesta a punto noble y divertida
  • Utilizable en el día a día

Cons

  • Acceso a las plazas traseras
  • Pantalla de infoentretenimiento muy baja
  • Tacto palanca de cambios

Uso de cookies

Enginestars sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies