Carlos Pascual. La firma germana Opel se encuentra en plena renovación de sus modelos estrella, primero le tocó al Corsa; ahora le toca al Astra. Este compacto superventas de la marca se renueva por completo con un nuevo desarrollo, esto quiere decir nueva plataforma (Chasis) y nuevas motorizaciones; además viene acompañada de una nueva forma de entender el producto que Opel pone a disposición de sus clientes, buena prueba de ello es la inclusión del servicio OnStar en todos sus modelos comenzando por esta generación de Opel Astra.
Nosotros hemos tenido la oportunidad de probar el nuevo Opel Astra con una de sus motorizaciones más novedosas: el 1.0 turboalimentado de tres cilindros adaptado para su uso en este modelo (más pesado que el Corsa y el Adam, modelos en los que se estrenó). Este pequeño propulsor tricilíndrico aporta 105 CV de potencia máxima y 170 Nm de par, capaces de mover con soltura al aligerado nuevo Opel Astra. Esa ligereza es una de las notas predominantes de este modelo lo que garantiza un nuevo nivel dinámico y, por supuesto, consumos de carburante más contenidos. Este estrenó el sistema OnStar y los faros matriciales LED los cuales facilitan el viaje en condiciones de baja luminosidad y garantizan siempre la máxima visibilidad posible siendo extraordinariamente valiosos en condiciones climáticas adversas.

En su interior nos encontramos con la gran evolución que Opel ha querido realizar con el Astra, esta consiste en el nuevo diseño del salpicadero con líneas limpias y horizontales aportando mayor sensación de espacio en el interior. El nuevo cuadro de mandos refleja ese buen hacer con grafías modernas e intuitivas, acompañado de mandos de mayor calidad y mejores ajustes. Además con el nuevo diseño se ha integrado una pantalla táctil y se han reducido los botones en la consola central haciendo que esta sea más limpia y cómoda en su uso.

Sus plazas delanteras son muy confortable, hemos de decir que la unidad probada montaba asientos ergonómicos que no se incorporan de serie, y que al principio pueden parecer algo duros pero que acaban siendo muy confortables e idóneos para conducir durante horas. Las traseras muestran un buen acceso y capacidad para dos adultos de cualquier talla incluyendo un buen espacio para las piernas siendo el asiento para la tercera plaza plenamente utilizable aunque presenta mullidos más duros haciendo que esta sea menos cómoda. 

En el apartado dinámico el Astra ha evolucionado para mejor, si antes teníamos un buen chasis que pesaba en exceso, ahora tenemos un buen chasis con el peso apropiado, no en vano se ha llegado a aligerar en 200 kg el compacto. Todo ello gracias al uso de materiales ligeros como los aceros de alta resistencia o el aluminio. El propulsor 1.0 de tres cilindros y turboalimentado, apenas muestra vibraciones, siendo uno de los mejor logrados en la industria, al tiempo que mueve correctamente el vehículo.

Gracias a este ahorro de peso y a la capacidad del motor el Astra se perfila como el compacto de uso diario más apropiado para aquellos que no viven en el interior de las grandes ciudades pero deben desplazarse a ellas a diario. Los contenidos consumos, en torno a 5,5 litros de carburante por cada 100 km recorridos, hacen que este sea uno de los propulsore más apropiados si no realizamos más de 100.000 km anuales.

Y si queremos pedirle marcha…. Es capaz de soportarla, no nos dará aceleraciones fulgurantes (Como el próximo Opel Astra OPC) pero sí soporta el uso exigente de los frenos y fuertes apoyos, incluso si somo un poco brutos podremos descolgar ligeramente el eje posterior para favorecer el paso por curva. Mantiene el comportamiento típico de un tracción delantera con esa tendencia al subviraje que le es propia pero gracias a la dieta puede contenerse y realizar alguna escapada ligeramente deportiva. Sufriremos con sus frenos, ese será su punto débil pero nunca fue diseñado pensando en grandes pasos de montaña y curvas imposible cerca de los límites del chasis.

El Opel Astra propulsado por el motor 1.0 T se perfila como un buen compacto para las familias con capacidad para transportar cómodamente a sus ocupantes y su equipaje, consumos contenidos y la gran estrella de esta generación del Astra, Opel OnStar, el asistente personal que nos solucionará más de una papeleta y que hará que nos olvidemos de introducir direcciones en el navegador. Este servicio consiste en un módulo LTE (4G) con conexión WiFi para hasta 7 dispositivos y un asistente personal que además de atendernos si sufrimos algún accidente o incidente, nos asistirá siempre que lo deseemos en la localización del vehículo, búsqueda de algún destino o telediagnosis de nuestro vehículo. De este modo podrá solicitar que nos manden las instrucciones a nuestro navegador sin tener que introducir manualmente la dirección en el mismo y de esta forma evitaremos multas y distracciones. El nuevo Opel Astra es uno de los compactos mejor adaptados a la digitalización así como al uso tradicional del automóvil.

Dejar un comentario