Carlos Pascual. Motores compactos con bajas cilindradas y sobrealimentación por doquier, esta semana os traemos uno de estos casos; el Opel Astra ST con su motorización diésel más potente: un 1.6 Biturbo diésel.

El Opel Astra Sports Tourer se trata de la carrocería familiar del popular compacto de la compañía alemana, este mantiene batalla y la buena habitabilidad del compacto al que se le añade un buen voladizo trasero para ampliar la capacidad de carga del mismo hasta los 540 litros, con los asientos abatidos esta llega a 1630 litros.

Esta versión es la tope de gama de la versión familiar, con un propulsor 1.6 CDTI sobrealimentado mediante dos turbocompresores capaces de eliminar el retardo característico de los motores pequeños con mucha sobrealimentación capaces de lograr mayor potencia. En el caso de este 1.6 se alcanzan los 100 CV / litro, lo que supone una potencia específica elevada en un motor diésel. Otras marcas también han recurrido a la sobrealimentación mediante múltiples turbocompresores en motorizaciones semejantes pero nunca con una cilindrada tan baja.

Este propulsor se asocia, como única opción, con una caja de cambios manual de seis relaciones que nos gustaría ver mejorada en su tacto aunque tiene un buen guiado y las diferentes relaciones se han escalonado para lograr mantener los consumos a raya sin caer en una sexta excesivamente larga que nos haga reducir en cuanto enfrentemos una pendiente prolongada.

Leer más  Hyundai Santa Fe, un SUV que da pasos de gigante

Los 160 CV y 350 Nm de par de este propulsor son más que suficientes para lograr mover con soltura al Astra ST aún cargado hasta los topes. Hemos realizado unos 1.400 kilómetros a los mandos de esta unidad, trayectos en los que el propulsor nunca ha desfallecido además de lograr consumos buenos aunque homologue unos más bajos manteniendo el consumo mixto en 5,2 litros de carburante para recorrer 100 kilómetros. Este cifra podrá variar si no nos enfrentamos a las grandes pendientes que tuvimos que abordar por lo que se nos antoja posible reducir el consumo medio.

El apartado dinámico nos muestra que sigue siendo un Astra, y este es un punto muy bueno. Es cierto que las suspensiones han sido taradas en busca del mayor confort posible siendo blandas y permitiendo algo de balanceo pero nunca llega a ser incómodo, al mismo tiempo filtra de forma excelente las irregularidades del asfalto aportando un gran nivel de confort.

A la hora de realizar una conducción decidida queda patente que este Astra ST no ha sido diseñado para ello (Al menos por ahora quizá en un futuro existan versiones más deportivas) aquello que le aporta un gran nivel de confort le resta seguridad al límite, te permite ir ligero pero no rápido. El conjunto de una dirección muy asistida y una suspensión con muelles y amortiguadores blandos le resta esa sensación de seguridad necesaria para abordar los virajes con garantías. No nos confundamos este Opel Astra ST posee un muy buen paso por curva pero no es un deportivo ni pretende serlo.

Leer más  Hyundai Santa Fe, un SUV que da pasos de gigante

Cuando nos acercamos a estos límites se aprecia un marcado subviraje y las ayudas electrónicas intervienen para mantener bajo control la situación. Esta intervención no molesta ni llega a ser incomoda, en una intervención no una intromisión.

En cuanto a asistentes a la conducción la unidad cedida por Opel equipaba todos aquellos que el Astra puede montar, en este apartado destacan el asistente de luces de carretera apoyado en los excelentes faros de matriz LED Intellilux y el asistente de mantenimiento de carril que nos ayuda con pequeñas correcciones en la dirección, este nos ha parecido que en buenas condiciones realiza su trabajo de forma correcta pero en caso de necesitar esquivar rápidamente un objeto, vehículo o animal en la vía realiza una fuerza excesiva con el fin de mantenernos entre las líneas del carril y puede hacer que esta maniobra de esquiva sea más incómoda o dificultosa, no obstante se apoya en que si necesitamos realizar este tipo de maniobra el sobresalto ocasionado por la sorpresa nos hará sostener el volante con mayor firmeza de la habitual.

El nuevo Opel Astra ST es una gran opción ante un SUV o un monovolumen si nuestra familia no es muy grande, será perfecto si tenemos uno o dos hijos, tendremos espacio suficiente para todo lo que necesitemos, los materiales han sido revisados para ofrecer un mejor aspecto y acabado, además contaremos con un maletero muy practico en el que nos cabrá todo lo que necesitemos y al que se le han incorporando soluciones como rieles o una red divisoria para transportar a nuestra mascota. Estas carrocerías deberían tener mejor acogida en nuestro mercado, aúnan espacio, practicidad y consumos reducidos (al fin y al cabo no tienen esa extensa superficie generando resistencia de los SUV o monovolumenes mayores). El Astra ST nos ha parecido un vehículo que capta a la perfección las necesidades del cliente al que se dirige y las toma en consideración siendo por tanto una buena opción de entre las que se encuentran en nuestro mercado.

Leer más  Hyundai Santa Fe, un SUV que da pasos de gigante

Dejar un comentario