Bentley Motors Limited está de enhorabuena. El pasado 18 de enero el fabricante inglés de coches de gran lujo celebraba su centenario en un momento dulce. La empresa, propiedad del Grupo Volkswagen, ha ganado mucho en percepción de marca en la última década fruto de su estrategia empresarial y mantiene jugosas cifras de negocio, superados unos ejercicios dudosos durante el peor tramo de la crisis. Para celebrarlo han desarrollado la Especificación del Centenario, sólo disponible para aquellas unidades fabricadas en Crewe durante 2019, por lo que el plazo para encargos terminará un poco antes, en octubre. Además, la marca acaba de anunciar el SUV más rápido del mundo en velocidad punta (no así en aceleración), el nuevo Bentley Bentayga Speed, para el próximo Salón de Ginebra.

 

Bentley Bentayga Speed

La exclusiva Especificación del Centenario, que sin duda será carne de coleccionistas en el futuro, incluye emblemas delantero y trasero con los años 1919-2019 rodeando la “B” del logo, resaltada con bordes dorados. Este logotipo exclusivo, ya sin los años del centenario, estará presente también en las ruedas, la llave, el volante y la palanca. Los estribos de las puertas, por su parte, llevarán los años del centenario grabados entre el nombre de la marca. También los reposacabezas y asientos incluirán el logotipo con bordados dorados y las costuras del interior irán a juego en el mismo color. Éstas son algunas de las imágenes distribuidas por Bentley de dicha Especificación:

 

 

En cuanto al nuevo SUV, el Bentayga Speed, parece que por decisión estratégica hayan querido superar al Lamborghini Urus por sólo 1Km/h más en velocidad punta. 306Km/h del Bentayga Speed por los 305Km/h del italiano. No obstante, el “Lambo” sigue siendo el SUV más rápido del mundo en aceleración. En cualquier caso el Bentley cuenta con 635CV, 900Nm de par y un 0-100 de menos de 4 segundos moviendo 2.491Kg de peso. No es manco. Otros detalles técnicos del modelo básico son: motor V12 biturbo, frenos metálicos, suspensión neumática con Continuous Damping Control y cuatro alturas seleccionables,  transmisión de 8 velocidades y tracción total permanente. Además, dispone de bloqueo electrónico del diferencial y cuatro modos de conducción (Comfort, Bentley, Sport y Custom) que cambiarán la respuesta del Bentley Dinamic Ride, una suerte de suspensión activa electrónica que, en función del modo de conducción, ayuda al vehículo a digerir las curvas con rigidez o a los usuarios a digerir el desayuno amortiguando las fuerzas e inercias de su elevada masa. Equipará unas llantas exclusivas de 22” disponibles en tres acabados y destaca la opción de montar frenos carbocerámicos, entre las muchas otras opciones centradas en la estética. No se ha comunicado precio, pero se estima que ronde los 250.000€.

Leer más  SsangYong celebra sus bodas de plata en el Dakar

 

Bentley Bentayga Speed

 

Bentley disfruta de un buen momento. Adquirida en 1998 por Volkswagen, en 2004 revelaba su nueva estrategia empresarial que, como decíamos antes, le ha valido una gran expansión en ventas y percepción de marca. El fabricante de gran lujo competía hasta entonces con Rolls Royce y Maybach, marcas que sólo las grandes fortunas del mundo pueden permitirse y que subsisten fabricando y vendiendo muy pocas unidades al año. Tan pequeñas son, que entre el público general no todo el mundo conoce Maybach, por ejemplo, y algo similar pasaba con Bentley. Entonces, tras analizar el mercado y comprobar que había un espacio desatendido entre los vehículos tope de gama de las marcas premium (BMW, Mercedes-Benz, Audi), los coches de gran lujo (Rolls Royce, Maybach) y las marcas deportivas (Ferrari, Porsche, Lamborghini), se lanzaron a la conquista de esos potenciales clientes que no tenían un utilitario de gran lujo que pudiera costar lo que un Ferrari sin tanto ruido y con plenas comodidades, pero sin tener que ser un oligarca mundial para permitírselo como si fuera un Rolls Royce. Y lo hicieron.

 

Bentley Bentayga Speed

 

Ese 2004, Bentley producía unas 7.600 unidades, ocho veces más que el ejercicio anterior. Una jugada arriesgada para conquistar un espacio que no se sabía si realmente existía. A partir de entonces se ha mantenido en unas 10.000 unidades fabricadas al año, con la excepción de 2008 a 2011, años de crisis con fuertes pérdidas en 2009 y 2010. Desde entonces, de repente Bentley se colaba en videojuegos, películas y hasta videoclips del rapero 50cent, siendo una marca habitual entre, por ejemplo, futbolistas. Esta expansión es la que le ha reportado sendos beneficios en la horquilla de los 100-150 millones de euros anuales desde 2012 hasta 2017, año que presenta un frenazo con “sólo” 55 millones en beneficios. No obstante, sus ingresos rondan los dos mil millones de euros, con un beneficio sobre ingresos de sólo el 3% al 6% en los últimos años, vendiendo prácticamente todo lo que produce. Puede que el beneficio neto no sea estratosférico, pero tan importante es vender como bloquear a la competencia, máxime en mercados tan pequeños como el de gran lujo, y en eso Bentley a conseguido multiplicar sus ventas por diez. Ventas que no van a ver sus competidores. Otro acierto empresarial ha sido la atención al emergente mercado asiático, que representa ya casi el 30% de ventas de la marca. Todos estos datos pueden consultarse aquí.

Leer más  Ferrari Roma, llega un nuevo Gran Turismo V8

 

La competencia: Jaguar F-Pace SVR 5.0 V8 de 550CV, a mitad de precio.

Bentley es sin duda un caso de expansión exitoso que ha ampliado su público sin perder su percepción de calidad y prestigio, algo que no es fácil como muestra por ejemplo el caso de Porsche (también del Grupo Volkswagen) con el Cayenne. La marca alemana, mucho más grande y rentable, rebajaba su estatus de “supermarca” de deportivos en 2002 para competir en utilitarios con Mercedes-Benz, BMW y Audi, y pasaba a verse más habitualmente sobre el asfalto por unos 90.000€. Maniobra exitosa y rentable a costa de una percepción menos exclusiva. Parece que también Maserati ha seguido los pasos de Porsche con vehículos que rondan los 90.000€, pero su escasa cuota de mercado mantiene su exclusividad. Sin embargo, el factor diferencial de la estrategia de Bentley sigue siendo, sin duda, un nicho de mercado en el que no tener que pelear con otras marcas de las que “contaminarse” en cuanto a reputación. Interesante pinza estratégica del Grupo Volkswagen con Porsche y Bentley que paga sus beneficios pero que, como no podía ser de otra forma, cuenta ya con alternativas de competidores atraídos por el pastel y es que, por ejemplo, el Jaguar F-Pace SVR de 550CV ofrece prestaciones y percepciones muy cercanas al Bentayga por la mitad del precio, unos 125.000€. El mismo modelo compite también con el Porsche Cayenne y el Maserati Levante en otras versiones más baratas, siendo un vehículo más transversal estratégicamente.

Leer más  Audi RS7, la cúspide de la gama A7

 

 

 

 

Uso de cookies

Enginestars sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies