EngineStars

Ford Kuga PHEV, un salto de gigante

8.5
Nuestra Valoración
8
Diseño
9
Motor
10
Transmisión
7
Comportamiento
9
Confort
10
Consumo
7
Habitabilidad
7
Prestaciones
9
Equipamiento
10
Seguridad
9
Probador
Destacable
Calidad de terminación
Bajos consumos
Baja rumorosidad
Mejorable
Tacto ruleta selectora del cambio
Posición de los pedales alog elevada
Asientos delanteros sobrelevados

Se acaba de presentar una nueva generación del Ford Kuga, la tecera del SUV medio de la firma estadounidense. Se trata de un vehículo desarrollado desde cero y que nos ha dejado una grata sensación de salto tecnológico; mientras con la versión precedente había algunos puntos que mejorar, en esta parece que Ford ha echado todo para lograr un vehículo muy equilibrado y familiar. 

La prueba se ha realizado sobre una unidad con con propulsión híbrida, en la modalidad de híbrido enchufable, que nos permite 56 km de autonomía eléctrica con la batería completamente cargada. Esta característica le permite lucir la etiqueta “0” de la Dirección General de Tráfico (DGT), con lo que es apto para recorrer el centro de nuestras grandes ciudades, además de otros beneficios asociados a esta etiqueta.

Un vehículo enfocado al uso familiar

El nuevo Ford Kuga mantiene su aspiración de vehículo polivalente enfocado en el uso familiar, perfilándose como principal vehículo de la unidad familiar. Este muestra unas capacidades útiles suficientes para una familia media con dos hijos, aunque la capacidad de carga se ve mermada parcialmente por la incorporación de la baterías. 

El acabado probado es de mayor aspiración dinámica con motorización PHEV (híbrido enchufable), el ST-Line. Este acabado incorpora detalles en el interior del vehículo y en la carrocería que lo diferencian de sus compañeros de gama. Además incorpora la suspensión deportiva que favorece el comportamiento dinámico.

Diseño: Atractivo y personal

El paradigma del mundo del automóvil gira entorno a la consecución de unos objetivos de ventas, algo que ha hecho que los vehículos se parezcan cada día más entre sí. Esto con el nuevo Ford Kuga no ocurre tanto, marcando un diseño claramente diferenciador con su competencia, aunque alineado por completo con los últimos lanzamientos de la firma del óvalo. Algo que habla muy bien del fabricante americano que logra posicionar en la carretera un vehículo claramente distinguible, se trate del modelo que se trate. 

El frontal es lo más llamativo, especialmente con el acabado deportivo ST-Line, que oscurece la parrilla y elimina los cromados. Además se incorporan paragolpes específicos de esta versión que acentúan su imagen dinámica. La gran parrilla frontal esconde tras de sí una cortinilla variable que regula el paso de aire a través de la misma, sin que se perciba desde el exterior, algo que mejora el rendimiento aerodinámico del vehículo. Y, en consecuencia, mejore su eficiencia energética; abriéndose para permitir la refrigeración de los elementos mecánicos.

Los grupos ópticos del nuevo Ford Kuga son de un tamaño generoso aunque proporcionados con el vehículo. Estos incorporan todas las funciones en tecnología LED, dejando más abajo unos potentes faros antiniebla delanteros que utilizan idéntica tecnología. Dentro de las luces de marcha diurna se incorporan los intermitentes. 

El protagonismo en este frente se lo reparten a partes iguales los grupos ópticos y la gran parrilla central, pero bajo estos se abren tres entradas de aire que sirven para la refrigeración de elementos mecánicos y para la canalización del flujo de aire alrededor de las ruedas delanteras. En ellas se trabajan las formas para combinar una especie de aletines verticales con las nervaduras que definen la parrilla inferior central, todas ellas sirve para aportar carácter al diseño y trabajar el flujo de aire.

El perfil del Ford Kuga es algo más tradicional, aunque desarrolla unas proporciones que son adecuadas para un vehículo sobreelevado, dejando mucha superficie acristalada, que favorecerá la visibilidad. Destaca un capó con ligeras nervaduras que llegan hasta el pilar A y el trabajo en el lateral con los volúmenes, dejando dos líneas marcadas en la parte inferior de las puertas que aportan robustez al conjunto. 

La línea de cintura parte desde el primer paso de rueda, justo donde se sitúa la toma de corriente eléctrica, y recorre toda la carrocería hasta terminar en las ópticas traseras. Por el camino da lugar a una superficie convexa y a las caderas sobre el eje trasero del vehículo, enfatizando un carácter dinámico.

El acabado ST-Line incorpora en esta vista las molduras laterales pintadas en el color de la carrocería y unas llantas de cinco radios dobles con 19 pulgadas de diámetro, que opcionalmente pueden ser de 20 pulgadas. De serie, estas llantas son de 18 pulgadas de diámetro y poseen un diseño diferente.

Las puertas del Ford Kuga son generosas y tienen una apertura que se acerca mucho a los 90 grados, además utilizan un sistema de protección que nos permite abrirlas al máximo posible aunque tengamos un vehículo muy cerca del nuestro. Este sistema consiste en un elemento de goma que se sitúa en el perfil de la puerta para protegerla, además de no causar arañazos a los demás vehículos. Es cierto que la construcción de las puertas y todos los paños del vehículo ha sido cuidada, si bien debido a la colocación de los asientos delanteros no es del todo fácil entrar si somos una persona alta o tenemos nuestra movilidad comprometida. De ello hablaremos en el apartado de interior.

La zaga, al igual que el frente logra mantener la personalidad Ford, aunque se acerque más a otros vehículos presentes en el mercado. En este acabado ST-Line se incorpora un paragolpes específico que introduce una doble salida de escape real y una moldura negra con textura, en ella se integran los pilotos antiniebla traseros.

Por encima se encuentran los grupos ópticos principales en los que se incorporan todas las funciones con un reparto de tecnología LED y bombillas de incandescencia para los intermitentes. Estos grupos ópticos se parten en dos, quedando parte de ellos sobre el portón trasero, de grandes dimensiones idóneo para introducir objetos voluminosos. Entre ambos grupos ópticos puede leerse el nombre el modelo y, sobre él, el logo de la compañía fabricante. La luneta trasera recibe un alerón propio de esta versión con aditamentos aerodinámicos a sus laterales y el limpialunetas situado en la parte baja.

Habitáculo: cómodo, aunque con algún pero

El habitáculo del Ford Kuga de tercera generación es agradable y muy confortable. Capaz de transportar en largos viajes a cuatro adultos con enorme comodidad. Su calidad de terminación es correcta y los materiales utilizados son de calidad, muy agradables al tacto y con apariencia de durabilidad. Los plásticos blandos recorren gran parte de las superficies del vehículo, incluyendo las puertas traseras y parte de los elementos más bajos del salpicadero. 

Las plazas delanteras son cómodas para adultos de todas las tallas con espacio suficiente para sentirnos cómodos y bien acogidos. Si bien la posición de los asientos queda algo elevada si nuestra movilidad está algo comprometida o somos muy grandes, haciendo que el acceso sea algo farragoso por estrechar artificialmente el hueco entre la puerta y la base del asiento, esto será fácilmente solucionable con un poco más de regulación en altura.

Las plazas traseras también son muy confortables, con espacio para tres ocupantes, aunque lo recomendable en viajes de larga duración es que sólo sea ocupado por dos personas. Esta banqueta puede reclinarse en proporción 60/40, algo que también comparte para su movimiento longitudinal. De este modo, es posible ampliar la capacidad de carga del vehículo. Esta también puede ser abatida para el transporte de elementos de gran tamaño, dejando el piso plano con el maletero. 

El espacio de carga, de formas muy regulares, posee un doble fondo con una rueda de repuesto casi completa, puesto que la llanta no es la misma que llevamos montada. Se echa en falta un espacio más cómodo para el transporte de los cargadores de la batería.

Desde el punto de vista del conductor este habitáculo está bien rematado y todo lo que toca aporta sensación de calidad y robustez, excepto la ruleta de selección del cambio, exclusiva de la versión PHEV. Esta se fabrica en plástico y, aunque con un buen ajuste, desentona ligeramente con el resto del habitáculo. Otro elemento que es incómodo para el conductor es la posición de los botones para la selección de modos de conducción que se queda algo retrasada, aunque en su favor hemos de decir que no la utilizaremos mucho.

Un mal común en la mayor parte de vehículos que hemos probado últimamente y del que esté Ford Kuga no se libra es la posición de los pedales, estos están muy elevados, especialmente para personas con las piernas largas. Esto puede derivar en un cansancio de las articulaciones cuando realizamos viajes largos. El control de crucero adaptativo será nuestro compañero para evitar esta fatiga. La razón principal de este inconveniente son unos asientos ligeramente sobreelevados para favorecer la habitabilidad de las plazas traseras.

El resto de mandos y controles se posicionan perfectamente pensando en la ergonomía y el uso que realizaremos de ellos con elementos como el Head Up Display muy fácil y cómodo, controlable desde el volante. Un volante que incorpora un número elevado de botones pero con las funciones claras, algo que facilita su utilización. Además este poseen una capa de acolchado bajo el cuero de la tapicería que aporta un tacto muy agradable, de gran calidad. 

La sensación tecnológica en este habitáculo viene dada por una instrumentación digital completa, que cambia en función del modo de conducción escogido, y el sistema de infoentretenimiento, presidiendo el salpicadero con una pantalla fija, que incorpora un botón que hace posible su total desconexión para realizar viajes nocturnos con mayor confort lumínico en el interior del vehículo.

Mantiene un sistema de climatización con botones, algo extremadamente acertado en estos momentos que muchos lo están sustituyendo por pantallas táctiles. Este es muy intuitivo y fácil de utilizar, además queda correctamente integrado en la consola central. Un elemento al que no le prestamos mucha atención pero hace que cualquier viaje sea más confortable. al mismo tiempo mantiene le botón de limitación de la velocidad del ventilador, algo que nos permite mantener el climatizador de forma silenciosa bajando la temperatura del aire que entra en el habitáculo, en lugar de incrementar la velocidad del ventilador. 

Técnica: Sorprendente en su eficiencia

A priori un vehículo como el nuevo Ford Kuga PHEV funciona perfectamente cuando mantenemos un buen nivel de carga en sus baterías, si bien una vez estas se agotan el consumo se dispara. Este era el comportamiento habitual de estos vehículos hasta ahora, el Ford Kuga PHEV destaca por la eficiencia en el uso de su energía con consumos de utilitario, aún sin baterías cargadas y circulando por autopistas.

El Ford Kuga PHEV combina un propulsor térmico con otro eléctrico. El térmico de 2,5 litros de cilindrada capaz de aportar 152 CV de potencia máxima. Este propulsor dispone de cuatro cilindros en línea , bloque realizado en aluminio y culata en el mismo material, aunque carece de sistemas de sobrealimentación sea turbo o compresor. Esto favorece la fiabilidad de múltiples encendidos y apagados a los largo de la vida útil del vehículo. Además dispone de inyección directa y 16 válvulas, con una compresión relativamente elevada de 13:1, favoreciendo su eficiencia térmica.

Por su parte el motor eléctrico del Ford Kuga PHEV de tercera generación es capaz de aportar hasta 132 CV de potencia máxima con los que mueve el conjunto en el tráfico diario a la perfección. En total, la potencia combinada es de 225 CV, una cifra más que correcta, aunque no destaca en sus prestaciones debido al elevado peso del vehículo que alcanza los 1.844 kg. La responsabilidad de este sobrepeso reside, de forma fundamental, en las baterías de ion litio. 

Las baterías se sitúan a lo largo de la parte baja del vehículo y se extienden hasta utilizar parte del espacio de carga. En total son capaces de almacenar 14,4 kWh de energía, aunque 10,6 serán los utilizables para mover el vehículo. Estas pueden cargarse a través de nuestro enchufe doméstico en unas seis horas, soportando carga rápida que reduciría esta espera para disfrutar de 56 km (algunos más durante la prueba) de conducción 100 % eléctrica.

Plataforma eficaz

La plataforma del Ford Kuga utiliza un esquema muy habitual en vehículos semejantes a él. El eje delantero hace uso de columnas McPherson y el trasero de un sistema multibrazo de paralelogramo deformable. De este modo, se controla con eficacia la huella del neumático sobre el asfalto en cualquier circunstancia, al tiempo que se logra suficiente espacio para alojar los elementos mecánicos del vehículo. 

El equipo de frenos se ha dimensionado convenientemente para esta versión, debido al mejor peso del vehículo. En el eje anterior se alojan unos discos autoventilados de 330 mm de diámetro, en el trasero serán discos macizos de 302 milímetros de diámetro. Un sistema que se une a la capacidad de regeneración de energía del propulsor eléctrico para proporcionar una frenada eficaz.

Conducción: agradable, tradicional y tecnológica

La conducción del Ford Kuga PHEV es agradable, sencilla y tecnológica. Se trata de una conducción que mezcla con maestría la conducción tradicional y la de un vehículo eléctrico. A los mandos tienes la sensación de conducir un vehículo tradicional, pero al mismo tiempo de manejar un vehículo muy tecnológico. 

Se trata de un vehículo silencioso en marcha, incluso con el motor térmico en funcionamiento. la energía eléctrica siempre está ahí para echarle un cable al motor térmico, incluso con la batería a 0 km de autonomía. Durante la prueba hemos circulado en entornos urbanos, carreteras y autopistas en todas las condiciones posibles. Lo más sorprendente de todo ha sido la gestión de la energía que lleva a cabo del Ford Kuga PHEV.

El primer día que lo recogimos nos dedicamos a probar sus aptitudes por el centro de Madrid, incluyendo los espacios restringidos a vehículos con pegatina “ECO” y “0”. los 132 CV del propulsor eléctrico eran más que suficientes para movernos callejeando y volviendo a pisar el centro de la ciudad con un coche. La dirección, muy asistida, es idónea para circular por estos lugares. La visibilidad es otro fuerte de este vehículo con una gran superficie acristalada, lo que permite ver hasta el último pivote de la ciudad. 

La suspensión deportiva se muestra confortable en este terreno, aunque todavía no hemos podido probar la suspensión estándar. El consumo durante estos trayectos fue muy reducido, quedando en apenas 1,8 litros de carburante utilizado por cada 100 km recorridos, aún habiendo agotado la batería y circulando más de la mitad del tiempo apoyándonos en el propulsor térmico. 

Al día siguiente emprendíamos viajes desde un pueblo situado a las afueras de Madrid, con el coche cargado de batería al 100 %. Lo normal era pensar que los primeros kilómetros lo realizaríamos de modo completamente eléctrico hasta agotar la batería, pero esto no fue así. La gestión energética del Ford Kuga PHEV hacía uso del propulsor térmico para apoyar al motor eléctrico y lograr extender la carga de la batería a un 10 % más allá de los 10 kilómetros recorridos. 

El viaje lo dividimos en dos partes: la primera por carreteras tradicionales de doble sentido; y la segunda, a través de autopistas y autovías. En total realizamos más de 500 kilómetros, con un consumo muy bajo para nuestra sorpresa, llegamos al destino con medio depósito todavía disponible. El depósito de esta versión ve mermada su capacidad hasta los 45 litros para dejar espacio a las baterías. Con lo que firmaba un consumo por debajo de los 4,5 litros de carburante necesarios para recorrer 100 km. Brillante en un coche con más de dos toneladas de peso si sumamos a los ocupantes y el equipaje.

En nuestro destino dimos buena cuenta de la escasez de puntos de carga y el trabajo que queda por realizar en cuanto a infraestructura de carga. Algo que obligó a realizar el viaje de vuelta, sin recargar baterías y completamente a través de autopistas. Este fue el dato más sorprendente, en el mismo número de kilómetros aproximado el vehículo apenas llegó a consumir 28 litros de carburante, lo que hacía indicaba un consumo de 5,6 litros de carburante por cada 100 kilómetros recorridos. Todo para un vehículo sobreelevado y con el peso de las baterías añadido. Elementos que demuestran la eficiencia y la eficacia en la gestión energética del nuevo Ford Kuga PHEV

El uso de diferentes modos de conducción como el deportivo, hacen que los frenos y el acelerador sean más reactivos, que se modifique la respuesta de la dirección y que la instrumentación se adecue al modo seleccionado. Este se muestra asentado en todo tipo de vías sin sorpresas, pudiendo circular a velocidades elevadas por autopistas con total confort. Cuando enfrentamos carreteras de curvas, el Ford Kuga PHEV es agradable y posee un tacto mejor de lo esperado, si bien el peso de la baterías se hace notar.

Tecnología: Para la conducción y el infoentretenimiento

El comportamiento en curva del Ford Kuga es noble y eficaz, aunque se echa en falta poder regular la capacidad de regeneración del propulsor eléctrico con algo más que dos posiciones en la ruleta del cambio. Quizá unas levas, como utilizan otro fabricantes serían lo más adecuado. 

El Ford Kuga PHEV se trata de un vehículo noble, agradable, fácil de conducir y muy adecuado para el día a día. No se trata de conducción más emocional que podamos esperar, pero sí de un vehículo que aporta cierto dinamismo a nuestros trayectos diario.

La carga tecnológica del Ford Kuga PHEV es el gran salto respecto a la generación precedente. No sólo por el sistema de infoentretenimiento, que integra a la perfección los sistemas de conectividad con smartphones como android auto o Apple CarPlay. También la tecnología al servicio de la conducción presente en este Ford Kuga merece mención. 

El sistema de faros adaptativos LED del Ford Kuga funciona de forma casi predictiva, permitiendo siempre la máxima iluminación posible sin deslumbrar al resto de conductores presentes en la vía; ya sean predecesores nuestros o vehículos en dirección contraria. El sistema de control de crucero adaptativo con función de lectura de señales es ligeramente brusco para adecuar la velocidad a la indicada por la señal, si bien es muy eficaz y permite mantener un crucero agradable durante viajes largos.

Este sistema de control de crucero adaptativo se comunica con el resto de elementos  de asistencia a la conducción. La conexión entre sistema se hace evidente cuando circulamos en autopista y nos acercamos a un camión, mientras el sistema reduce la velocidad y ponemos el intermitente para proceder al adelantamiento. Entonces sí el sistema BLIS (detección de vehículos en el ángulo muerto) detecta otro vehículo en el carril contiguo, el control de crucero mantendrá la velocidad del vehículo precedente, mientras que si este está libre comenzará a acelerar para proceder a su adelantamiento.

La incorporación de elementos tecnológicos del Ford Kuga PHEV se realiza de forma brillante, puesto que está ahí sin que nosotros percibamos que se encuentra trabajando. Un ejemplo de esto es la cortinilla que se abre y cierra delante de los radiadores para mejorar la eficiencia del conjunto. O la integración de la aplicación Ford Pass con la que es posible acceder a toda la información del vehículo, incluso es posible arrancarlo de forma remota.

Otro de los equipamientos que ya conocíamos pero que se han perfeccionado es el sistema de aparcamiento automatizado. En este caso es necesario un hueco con el espacio casi justo para que entre el vehículo. Sólo tendremos que mantener pulsado el botón que activa el sistema y el coche se encargará de todo, el cambio de marchas y la activación del freno de estacionamiento también. Algo que puede no parecer excesivamente práctico pero que nos salvará de más de una maniobra incómoda.

Conclusiones: un coche para todo

El nuevo Ford Kuga PHEV Es un coche que sirve perfectamente como vehículo polivalente para toda la familia. La faceta eléctrica del Ford Kuga PHEV nos permitirá realizar la mayor parte de los trayectos diarios en modo eléctrico sin hacer gasto de combustible. Al mismo t

Comparte este artículo:

Artículos recomendados

SSC Tuatara, 1.775 CV americanos
Los últimos hiperdeportivos que hemos visto llegar al mercado son verdaderas máquinas del pánico. Uno de los más radicales es el SSC Tuatara , un vehículo que asombra con su estética, pero todavía más con sus cifras....
Leer más >>
Opel Zafira Croscamp Life, la camper del rayo
Opel demuestra la adaptabilidad de su Opel Zafira Life con una transformación de mano de Crosscamp, especialista en camperizaciones . Este modelo de la firma del rayo ha mostrado su idoneidad para realizar viajes en familia....
Leer más >>
Nueva cara para los modelos de Opel
Está cerca el nuevo modelo SUV de Opel , el Opel Mokka. Esto significa que la marca alemana estrenará la nueva cara de la marca. El nuevo frontal recibe el nombre de Opel Visor , una nueva seña de identidad creada por el equipo de Mark Adams. Este...
Leer más >>
La factoría de Nissan de Cataluña corre peligro
Nissan presentará un plan estratégico con el que reducirá su presencia en Europa. Este plan conllevaría el cierre de la fábrica española de la firma nipona , situada en Barcelona; se reduciría la de Sunderland y supone que la marca compartiría...
Leer más >>
Ford Fiesta, con mecánicas híbridas
Ford siempre ha tenido su modelo del segmento B entre los más vendidos de Europa, 227.100 unidades en 2019 . El Ford Fiesta aúna diferentes características con las que logra mantenerse entre los más vendidos, si bien le faltaban motorizaciones...
Leer más >>
Ana Carrasco, nueva embajadora de Hyundai
Ana Carrasco, piloto de Superbikes y campeona del Mundo en 2018 ha sido elegida como nueva embajadora de la marca de Hyundai Motor España. La nueva embajadora de la marca coreana representa el éxito y potencia valores comunes de liderazgo, esfuerzo,...
Leer más >>
Opel Corsa GSI, despedida de un veterano
Utilitario lógico y deportivo: Opel Corsa GSI. Opel ha cambiado mucho en los últimos años , tras atravesar una racha de malos resultados continuos. Aunque uno de sus modelos más exitosos desde su aparición en el mercado ha sido su utilitario...
Leer más >>
Crea tu experiencia
499.99€
A convenir
Europa y Marruecos
"0"
Viaje
Todoterreno
Roadtrip
Clásico
4x4
DETALLES
Hyundai Santa Fe, un SUV que da pasos de gigante
Una carrocería, equipamiento y calidad en el Hyundai Santa Fe. Uno de los buques insignia de la firma coreana en Europa desde su aterrizaje en 2001. Este SUV ha evolucionado con el mercado para adaptarse a lo que el público demanda . En su última versión...
Leer más >>