EngineStars

Ford Fiesta ST, siempre divertido

8.4
Nuestra Valoración
8
Diseño
7
Motor
10
Transmisión
10
Comportamiento
6
Confort
8
Consumo
7
Habitabilidad
8
Prestaciones
10
Equipamiento
10
Seguridad
9
Probador
Destacable
Caja de cambios cerrada
Asientos deportivos Recaro
Capacidad de tracción
Mejorable
Ligeramente rebotón en ciudad
Fatiga de frenos
Instrumentación algo pobre

Ford Fiesta ST, en el podio de los deportivos

Ford lo ha vuelto a hacer, un coche económico y divertido. La firma del óvalo ha tomado cierto nivel de riesgo con la versión deportiva de su utilitario, el Ford Fiesta. La primera generación del Ford Fiesta se fabricaba en Almusafes, Valencia. Hoy ya ha dejado paso a otros modelos en la fábrica española pero sigue siendo uno de los utilitarios más interesantes del mercado.


La vuelta de tuerca llegó con la generación precedente a al actual y su versión ST. Ford sembró la semilla del utilitario deportivo con un vehículo divertido en el que la puesta a punto y el precio contenido y su dinámica lo convertían en la mejor opción. El compromiso entre un coche deportivo y un utilitario es díficil, pero lo habían logrado.


En 2017 llegó la nueva generación del Ford Fiesta, poco después su versión deportiva. Ford había tomado una decisión que provocaba expecticismo, asombro y prejuicios allá donde llegaba la noticia. Le habían puesto un motor de tres cilindros. Es interesante esta apuesta, pero destaca la evolución del modelo manteniendo un chasis divertido y noble, con un comportamiento dinámico escepcional.

Diseño: una evolución para mejor

El nuevo Ford Fiesta ST conjuga la líneas deportivas de la familia ST de la firma del óvalo con la estética de la última generación del pequeño utilitario. El objetivo está claro cuando se crea una versión deportiva: diferenciarla de sus hermanos de gama. Todas las marcas tienen este objetivo para hacer un automóvil más atractivo, pero cada una aplica su receta. Ford para el este pequeño utilitario ha escogido la opción de la discreción, si bien es perceptible que no estamos ante una versión diésel.


Se equipan nuevos paragolpes que logran una imagen más agresiva, ópticas oscurecidas en el frente con tecnología LED para todas las funciones, taloneras específicas y un alerón más agresivo sobre la luneta posterior. Por el frente recibe aditamentos de plástico negro bajo la calandra y en la parte posterios se integra un difusor del color de la carrocería con una doble salida de escape lateral.

El modelo gana en presencia sobre el asfalto. La razón principal de esto es la incorporación de líneas horizontales y opticas en la misma posición. Elementos que aportan mayor aplomo visual y cierto toque de agresividad. Para finalizar la estética del Ford Fiesta ST se incorporan llantas de 18 pulgadas específicas para este modelo.


En cuanto a construcción es un vehículo sólido con los paneles bien ensamblados y con franquicias (espacio entre paneles) pequeñas, algo que favorece la insonorización del vehículo. El acceso al habitáculo es cómodo y fácil con un gran ángulo de apertura de las puertas, tanto delante como detrás. Un detalle que poseen los nuevos modelos de Ford es la incorporación de protectores de puertas retráctiles. Estos son una pieza de plástico que se extiende sobre la puerta para no dañarla en los aparcamientos.


La boca de carga del maletero que da ligeramente elevada pero aporta un gran espacio para introducir objetos, que pueden llegar a ser muy voluminosos. En esta generación del Ford Fiesta se introduce parte de las ópticas sobre el portón, evidenciando el carácter de modelo superior que quiere aportar la firma.

Habitáculo: ergonómico y atractivo

El habitáculo de cualquier coche actual está dominado por la presencia de un sistema de infoentretenimiento una pantalla de generosas dimensiones, algo que no falta en el Ford Fiesta ST. Pero en esta versión del fiesta el protagonismo se lo llevan unos asientos deportivos Recaro que sujetan a la perfección, aunque pueden ser algo estrechos para las tallas más grandes. No se trata de semibuckets, sino de auténticos asientos deportivos, lo que aporta un extra de confort en viajes largos.


El resto del habitáculo, salvo detalles decorativos, es idéntico al del Ford Fiesta convencional. Esto es bueno, pues goza de una gran nivel de economía, lo que permite utilizar con facilidad todos los mandos del vehículo. El salpicadero de diseño horizontal ve rota su continuidad por la presencia de la pantalla del sistema de infoentretenimiento SYNC3, a nuestro juicio uno de los más intuitivos y mejores del mercado. Bajo esta se sitúan una serie de botones físicos que sirven para manejar diferentes funciones como el volumen o la emisora de radio. A ellos se suma un botón de apagado de la pantalla, un elemento que se agradece, especialmente si viajamos de noche.

Por debajo encontramos los aireadores y más abajo los mandos de la climatización monozona. Esta climatización funciona de forma intachable y ahorra diferentes elementos que hacen más compleja la instalación. Así climatizaremos todo el habitáculo con una única temperatura pero su funcionamiento será más fiable y correcto. En su botón de “AUTO” existen tres niveles limitantes de la velocidad del ventilador con lo que podremos disminuir el ruido producido por este elemento sin renunciar a tener una buena climatización.


El puesto de conducción es bueno, con una posición ligeramente más bajoa de lo habitual en utilitarios, incluso sus versiones deportivas, algo que se agradece y permite mantenernos dentro de la acción mientras conducimos. El cuadro de mandos es sencillo con pocos indiacadores y siempre retroiluminados. Tenemos un cuentarrevoluciones, un velocímetros, el indicador de la temperatura del refrigerante y otro para el nivel de combustible. A ello se suma una pantalla multifunción a todo color con información acerca de los consumos, los asistentes a la conducción o el modo de conducción escogido. Toda la información es clara y fácil de leer.

El volante y las palancas que nos sirven controlar los diferentes elementos como los limpiaparabrisas quedan a mano y son fáciles de utilizar. El mando de las luces se coloca en el lateral de la columna de dirección que puede llegar a quedarse ligeramente lejos de nosotros en algún momento. Aunque la luces automáticas hacen que sólo tengamos que usarlo cuando hay niebla.


La fila trasera es idéntica a la de los Ford Fiesta convencionales, salvo por la incorporación de un su tapicería específica. Esto significa que dos adultos viajan con comodidad y que es posible intorducir dos sillitas isofix sin problemas. La plaza centrar, es más estrecha y dura lo que hace que esté destinada a viajes cortos.

Técnica: la gran apuesta

El Ford Fiesta ST se situó en la cima de los utilitarios deportivos con su anterior generación, algo que no es fácil de mantener con la fuerte competencia existente. Ford ha querido dar un golpe sobre la mesa y ha tomado la decisión de equipar este modelo con un motor ecoBoost de 1,5 litros de cilindrada con sobrealimentación mediante turbocompresor y tres cilindros.


Este motor se construye íntegramente en aleación de aluminio. Utiliza 500 centímetros cúbicos en cada cilindro (la ideal en un motor de gasolina), con un diámetro de 84 milímetros por 90 de carrera. Esto significa que es un motor de carrera ligeramente larga, buscando la entrega de par en la zona baja y media del cuentarevoluciones. De este modo, se logra una entrega constante y continua de potencia haciendo que tengamos un régimen de uso más amplio. Aunque no tendremos una explosión de potencia final cuando nos acercamos al corte de inyección.

Además el sistema de alimentación de este motor combina inyección indirecta y directa con seis inyectores. Tres de estos se sitúan antes de la cámara de combustión y trabajan cuando tenemos bajas revoluciones y los otros tres inyectan combustible a alta presión dentro del cilindro, destinados a altas cargar y regímenes elevados. Otra peculiaridad de este motor es la posibilidad de apagar un cilindro cuando circulamos a baja carga, para ahorrar carburante.


Ford ha querido utilizar un turbo de baja inercia fabricado por Continental para reducir el retardo en la entrega de potencia. A ello se suma un sistema de distribución por correa bañada en aceite, un sistema que aúna las ventajas de las cadenas de distribución (menor mantenimiento) y las correas (menores pérdidas por arrastre y baja sonoridad). Finalmente la entrega de potencia es de 200 CV a 6.200 rpm, mientras que el par es de 290 Nm entre 1.600 y 4.000 rpm.


Este motor se asocia con una caja de cambios manual fabricada por Getrag con seis relaciones, en ella se incorpora un diferencial autoblocante quaife con el que se maximiza la capacidad de tracción. A este sistema se suma la ayuda por parte de los frenos que vectoriza el par, logrando mejorar la tracción hasta poder acelerar con gran antelación en curva.  

Evolución de plataforma

El nuevo Ford Fiesta ST pesa casi cien kilogramos más que su predecesor, algo que a priori sería negativo. Sin embargo se ha logrado mejorar la rigidez torsional en un 8 %. En el eje delantero se opta por un sistema tradicional de columna McPherson sin mangueta desacoplada. En este eje se utilizan unos amortiguadores Tenneco bitubo con válvulas sensibles a la frecuencia. Esto significa que el amortiguador reacciona de forma diferente si estamos apoyando el coche o si estamos pasando sobre bache. Ante movimientos de la carrocería son firmes pero permiten el movimiento rápido de la rueda al pasar sobre baches.


En el eje trasero se ha optado por mantener el eje torsional en el que las ruedas se mantienen conectadas. Este eje torsional controla la convergencia de la ruedas traseras colocando los muelles de forma diagonal respecto al suelo. Algo que permite mantener las cotas del eje trasero y mejora las reacciones del vehículo en apoyos fuertes.

En cuanto a dirección se ha optado por hacerla más directa, con dos vueltas de volante entre topes, algo que se agradece en zonas realmente reviradas. La penalización con esta dirección es que necesita un metro más que un Ford Fiesta normal para dar la vuelta y puede ser un poco más difícil de maniobrar.


Los frenos son los mayores de la gama Fiesta pero mantienen las pinzas flotantes y un diámetro contenido de 278 milímetros en el eje delantero y 253 en el trasero. Nos hubiese gustado ver una pinza rígida, ganando en resitencia a la fatiga. Por último los neumáticos Michelin Pilot SuperSport aportan un nivel de agarre expeccional, incluso con el asfalto mojado. Destacan en su medida de 205/40 18, es decir ligeramente estrechas si tenemos en cuenta los neumáticos que vemos en el mercado. Algo que mejora su comportamiento al límite, haciéndolo más progresivo.

Conducción: directa y divertida

La diversión era la nota predominante en la generación precedente del Ford Fiesta ST, especialmente en su versión especial “ST200”. Esta nueva tiene la misma potencia de 200 CV y un par de 290 Nm, acompañado de una revisión intensa del chasis. Lo que a priori hace que confiemos mucho en el modelo. Finalmente no nos equivocamos, aunque quizá se queda un peldaño por detrás de la versión especial del modelo anterior. Esto significa que es igual de bueno que su predecesor, el más divertido del segmento y que deja espacio a que Ford haga una versión más radical.


Durante la prueba tuvimos oportunidad de probar la unidad con diferentes condiciones. Desde lluvia intensa, nieve, asfalto seco… Lo que nos permite obtener una idea amplia de cómo funciona este coche bajo diferentes circunstancias.

En primer lugar debemos destacar la posición de conducción inmersiva que invita a disfrutar de la conducción. El asiento Recaro nos recoge a la perfección, tanto en la banqueta como en la espalda. Una vez posicionados todos los mandos percibimos un buen tacto y nos sentimos dentro del vehículo. Arrancamos el coche mediante un botón situado en el salpicadero y nos regala un suave ronroneo en modo “Normal”, que se torna más grave si optamos por los modos “Sport” o “Track”. Ford ha trabajado en el sonido de escape incorporando una válvula que nos permite no despertar a los vecinos, mientras que permite alguna alegría en las incorporaciones o en carreteras de montaña.


Ya en marcha sentimos una suspensión dura que filtra las irregularidades pero nos mantiene conectados con el asfalto. Se deja notar desde el inicio con un nivel de autocentrado elevado, que es fruto de la combinación de las geometrías de la puesta a punto y el diferencial Quaife. Todas las primeras sensaciones demuestran que estás ante un coche serio.

Si lo utilizamos para el día a día tenemos un vehículo civilizado que nos permite acudir a nuestros quehaceres diarios sin dar la nota, aunque la suspensión es ligeramente seca cuando pasamos badenes o bache pronunciados. Al mismo tiempo, la visibilidad y maniobrabilidad nos permite circular por ciudad sin inconvenientes llamativos. La entrega de potencia con todo el par disponible desde 1.600 rpm hace que todo sea fácil en terreno urbano.


Una vez salimos a carretera destaca por su capacidad de hacerte sentir especial y sacarte una sonrisa. La caja de cambios Getrag tiene una palanca situada en una buena posición con un tacto metálico y recorridos cortos. Al mismo tiempo, acompañan unas relaciones cerradas que permiten disfrutar de aceleraciones fuertes y del “juego” con la palanca mientras recorremos una carretera de montaña.

Destaca la capacidad de virar plano, sin balanceos de carrocería. Lo más interesante es su forma de entrar en las curvas mordiendo con fuerza y permitiéndonos ir realmente rápido. Al mismo tiempo la puesta a punto permite que el coche redondee las curvas si entramos ligeramente pasados o si ahuecamos mientras nos dirigimos al vértice de la curva. La agilidad del modelo deportivo del utilitario de Ford es sobresaliente, alcanzando a vehículos mucho más caros y prestacionales.


La incorporación de un diferencial Quaife se deja notar de forma sutil pero tremendamente efectiva garantizando grandes dosis de tracción en cada curva. La diferencia entre el asfalto seco o mojado es notable pero el Ford Fiesta comunica lo suficiente como para hacer disfrutable cualquier condición de la conducción. El Propulsor por su parte también aporta mucho con su capacidad de entregar par desde 1.600 rpm y hasta 4.000 rpm.

Los faros con tecnología LED y luces de carretera automáticas nos permiten disfrutar de la conducción nocturna con total seguridad. Puede que estemos ante una de las mejores iluminaciones del segmento B. Su funcionamiento es rápido, cambiando entre cruce y carretera de forma impecable. Otro elemento de equipamiento recomendable es el sistema de sonido firmado por Bang&Olufsen.


El punto débil del Ford Fiesta ST son los frenos, es un coche rápido y con potencia que necesita pararse. Para ello los frenos son suficientes en un uso normal, incluso para divertirnos durante unos kilómetros pero en cuanto realizamos un puerto de montaña ligeros llegamos a fatigarlos. Es posible que esto se solucione con una pinza rígida o con otro compuesto de pastilla de frenos.  

Tecnología: más que suficiente

El paquete tecnológico del Ford Fiesta ST no es otro que el del Ford Fiesta convencional. Podemos encontrar de serie alarma de cambio de carril involuntario, ocho airbags, asistente de arranque en pendiente, frenada de emergencia automática, control automático de luces de carretera, assitente de aparcamiento trasero, control de crucero…


Y entre sus opcionales el sistema de detección de vehículos en el ángulo muerto y alerta de tráfico cruzado, cámara de visión trasera, faros full LED o el paquete performance con el que se incorpora un sistema de launch control, indicador de cambio de marcha en el cuadro de mandos (una iluminación con el logo ST naranja) y el diferencial de deslizamiento limitado. Practicamente todo llega de serie.


Destaca el sistema de infoentretenimiento SYNC3 con pantalla táctil de ocho pulgadas y sistema de sonido Bang&Olufseng de serie. Esta pantalla es rápida y responde con eficacia a las indicaciones táctiles. Al mismo tiempo es compatible con Android Auto y Apple CarPlay, con un detalle diferenciador como es que los comandos de voz para estos sistemas de conectividad pueden ser ordenados desde el volante con tocar el botón para las instrucciones vocales.  

Conclusiones: divertido y practico

El Ford Fiesta ST 2018 mantiene el legado de su antecesor con una conducción directa, divertida,, ágil y útil para el día a día. Sus más de trescientos litros de maletero unidos a al versatilidad de un habitáculo práctico hacer que sea un automóvil utilizable como único vehículo.


Por otra parte, su agilidad y capacidad para sacarte una sonrisa está muy por encima de otros vehículos de su competencia. Destaca por ser deportivo de forma real, aunque mantiene una parte civilizada muy importante. Es fácil salir a divertirse, pero también es ligeramente más difícil que la mayor parte de versiones deportivas del segmento B. Un coche muy recomendable para aquellos que no quieren renunciar a nada y quieren conducir un deportivo.

Comparte este artículo:

Artículos recomendados

La diversidad en el catálogo acaba con una marca, una realidad de la industria del automóvil
Una premisa que limita de forma efectiva las gamas de todas las marcas , especialmente de aquellas que necesitan grandes volúmenes para vivir "a gusto", son las generalistas. ¿ Nunca te has preguntado por qué los fabricantes generalistas...
Leer más >>
Opel Zafira Croscamp Life, la camper del rayo
Opel demuestra la adaptabilidad de su Opel Zafira Life con una transformación de mano de Crosscamp, especialista en camperizaciones . Este modelo de la firma del rayo ha mostrado su idoneidad para realizar viajes en familia....
Leer más >>
Mercedes-Benz EQV, 357 km de autonomía
Desde Mercedes-Benz vans ha puesto a punto su furgoneta eléctrica, la Mercedes-Benz EQV. Un vehículo de transporte que llega  nuestro mercado con 357 km de autonomía eléctrica WLTP, con un precio de partida de...
Leer más >>
Hankook, el neumático del Porsche Taycan
Porsche equipa en su primer automóvil eléctrico neumáticos Hankook . Este neumático se se ha desarrollado de forma específica para las necesidades propias que poseen los automóviles eléctricos. El nuevo neumático Hankook Ventus S1 evo...
Leer más >>
Fiat hybrid, purifican tu aire
Fiat ha localizado una demanda emergente, en gran parte provocada por el COVID19, la necesidad de espacios limpios y desinfectados . Por ello se ha puesto manos a la obra y ofrece un equipamiento muy especial para los...
Leer más >>
Stellantis, el grupo resultante de la fusión de FCA y PSA
Stellantis será el nombre del cuarto productor mundial de automóviles. Este será el resultado de la fusión del G rupo PSA y el Grupo FCA . ambas partes esperan que la operación se formalice en el primer trimestre de 2021 . El...
Leer más >>
Hyundai Kona Hybrid, SUV polivalente
El Hyundai Kona Hybrid es la última versión del SUV compacto de la firma coreana en llegar al mercado, en septiembre de 2019. Dentro de la gama del Hyundai Kona se sitúa como alternativa con etiqueta ECO , gracias...
Leer más >>
Málaga desconocida
699.00€
3 días 2 noches
Parques naturales Málaga
Roadtrip
Viaje
DETALLES
Ford Fiesta ST, siempre divertido
Ford Fiesta ST, en el podio de los deportivos Ford lo ha vuelto a hacer, un coche económico y divertido. La firma del óvalo ha tomado cierto nivel de riesgo con la versión deportiva de su utilitario, el Ford Fiesta. La primera generación del Ford...
Leer más >>