La hora de arte más rápida cumple 40 años.

El diseño de muchos automóviles se ha tomado como arte por parte del algunos, por otros es simple funcionalidad. Lo que ha quedado claro es que se trata de una actividad artística. A finales de los años 70 el fabricante automovilístico BMW quiso elevar sus coches a la categoría de auténtico arte. Así fue como se decidió contratar a Andy Warhol. El artista ya se había consagrado como uno de los iconos del pop art. La base elegida para su trabajo más icónico, fue el BMW M1.

Este modelo alemán fue el primer BMW con el motor situado en posición central, también fue el primero de los miembros de la nueva familia M. ¿Recordareis que el predecesor del BMW M2 no se llamaba M1?. Este coche fue la razón. El propio artista destacaría en unas declaraciones: “Yo amo este coche. Es más exitoso que la obra de arte”, tras transformar la apariencia del vehículo.

El cuarto modelo

El BMW M1 no fue el primer vehículo que Andy Warhol modificaba para la marca de Munich, sino el cuarto. Su trabajo apenas duró media hora, para pasar a ser un mito en el Colección BMW Art Car. Hoy el BMW M1 se ha convertido en un clásico codiciado, que aumenta su valor cada día que pasa.

Leer más  Help Flash, una forma de salvarte la vida

Entonces este artista compartió pasión con miles de aficionados al automóvil, convirtiéndose en uno de los más conocidos valedores del modelo germano. Si a esto le unimos la fascinación por su obra, tenemos un auténtico icono atemporal en el museo de BMW. Este es el punto culmen en la colección de vehículos transformados por Andy Warhol para BMW.

No es un BMW M1 normal

Este BMW M1 no se trata de un vehículo de serie, salido de la línea de producción del vehículo, por el contrario se trata de una versión de competición el BMW M1 Procar. Este vehículo fue creado para la competición atendiendo a las regulaciones y limitaciones del Grupo 4.  Hace ya cuarenta años que este vehículo pop art inauguró la Serie Procar en la que competían estos BMW de motor central.

Dentro de este marco se creó un automóvil con una estética única, que además era una coche de carreras. Su propulsor atmosférico de seis cilindros era capaz de aportar hasta 470 CV de potencia con las restricciones de la competición. Algo que lo haría destacar en una serie monomarca como era la Procar.

Poco después se le hizo debutar en la carrera más famosa del mundo. En junio de 1979 el BMW M1 de Andy Warhol apareció en las 24 horas de Le Mans, compitiendo con el dorsal 76. A sus mandos los pilotos Manfred Winkelhock, Hervé Poulain y Marcel Mignot lograron una sexta posición durante la clasificación. Así se demostró que una hora de arte también podía ser rápida.

Uso de cookies

Enginestars sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies