No todos los faros full LED son la panacea

Carlos Pascual. Quizá porque todavía les hace falta desarrollo, quizá porque ya está en nuestras carreteras la nueva generación de sistemas de iluminación láser, o simplemente porque no es posible los faros full LED no siempre son lo mejor.

La primera vez que pude probar esta tecnología de iluminación fue en un Audi A8 con los faros matrix, que me parecieron algo impresionante, no solo por su color, si no por su intensidad. Si a ello le sumamos que eran los primeros faros adaptativos de verdad que probaba pues si me impresionaron gratamente.

Después probando otros me he dado cuenta que pueden ser un problema por iluminar incluso menos que unos faros alogenos tradicionales, esto solo pasa cuando circulamos con las luces de cruce y no con las de carretera dónde la tecnología LED supera con creces incluso a los xenón.

En ocasiones he tenido que utilizar las funciones manuales de mal tiempo para poder ver con mayor claridad, incluso en ocasiones a sentirme inseguro a velocidades legales en carretera y autopista.

Ahora bien si hemos probado el vehículo de día y de noche, siendo posible por tanto vivir la experiencia y ha sido satisfactoria, personalmente recomiendo esta tecnología, siempre probandola antes de alegría unos u otros sistemas de iluminación.

La gran ventaja de este sistema es la gran adaptabilidad que poseen y que prácticamente todos poseen funciones adaptativas automáticas.

La conclusión es que a la espera de las posibles mejoras así como la introducción de los faros láser en ganas de mayor venta, debemos probar siempre estás luces LED para decidirnos por ellos o escribe o escoger una opción que mejor se adapte a tus necesidades y lo importante que más y mejor ilumine.

Dejar un comentario