Lexus nos muestra su F Experience, cómo disfrutar todos los días

Lexus nunca se ha caracterizado por el enfoque deportivo de sus vehículos, especialmente si hablamos de su gama híbrida de la cual ya os hemos hablado en nuestras pruebas. Cierto es que con la generación anterior de IS poseyó una versión F con un gran propulsor V8, y el más llamativo, el aparentemente clínico e impresionante LFA, un ejercicio con el que mostrar de lo que son capaces, este superdeportivo fue el primero que llegó a la gama de Lexus.

De este modo participamos en una de las jornadas F experiencie de Lexus en la que pudimos comprobar cómo la gama de deportivos de la firma nipona no solo están pensados para el circuito si no, que han sido pensados para el uso diario además de ser efectivos. Esta gama se compone de dos vehículos (esperemos que pronto sean tres) el coupé RC F y la berlina media GS F; ambos equipados con el propulsor V8 de 5.0 litros capaz de generar hasta 477 CV.

Pudimos circular por carreteras rápidas con curvas en las que el GS F probado nos mostró su lado más racional y confortable, en el que pudimos observar cómo mantiene las buenas aptitudes de sus hermanos híbridos GS 300h y GS 450h en los que destaca el silencio de marcha y el confort proporcionado por el aislamiento, la suavidad de aquello que tenemos a la vista con materiales de calidad, buen diseño ergonómico y construcción solida.

Una vez concluido este recorrido por vías abiertas al tráfico llegamos al circuito de velocidad del Jarama, el primero de los circuitos permanentes de nuestro país, diseñado por John Hugenholtz, en su curriculum también se recogen los circuitos de Suzuka o Zandvoort, un trazado muy exigente para las maquinas perfecto para demostrar cómo funcionan las suspensiones de doble horquilla que equipan estos Lexus deportivos, su diferencial activo y por su puesto el conjunto motriz con una caja de cambios de 8 velocidades y el poderoso V8 de 477 CV. 

Se dispone una «caravana» es decir que circularemos en el circuito con un vehículo guía, a los mandos de este un piloto profesional, tras de si nosotros y otros participantes de la experiencia F de Lexus. Accionamos el botón con el que el V8 cobra vida, esta vez con el modo «Sport+» activado y el diferencial en modo «Track», el bramido procedente de los tubos de escape (trabajados en conjunto con yamaha instrumentos) nos presagia qué estamos a punto de vivir. No se trata de un vehículo cualquiera, hace apenas unos minutos nos encontrabamos en una carretera convencional circulando con el mayor confort posible y ahora nos enfrentamos a un Circuito. Todo con el mismo coche! 

Nos ponemos en marcha, con todas las especificaciones electrónicas del GS F listas para rodar en circuito, al poco tiempo y aunque la caja de cambios realiza su trabajo de forma automática con la precisión requerida, accionamos el modo manual con el que dirigir la acción a través de la levas situadas tras el volante (esto nos permitirá observar detalles de su funcionamiento al tiempo que nos sumergirá más en la experiencia).

Ahora debemos darle la enhorabuena a los japoneses, han programado una caja de cambios que no cambia de marcha si alcanzamos el límite de RPM llegando al corte de inyección, detalle que se agradece. Ya nos encontramos enlazando curvas con asombrosa facilidad, llegando a pasar por muchas de ellas con el pie a fondo, los 477 CV se sienten y mucho. Cierto es que son progresivos y relativamente dóciles pero sigues teniendo una potencia muy elevada bajo tu pie derecho. El hecho de que este propulsor sea atmosférico hace que la potencia se entregue de forma más inmediata, sin el lag propio de los propulsores turbo.

El conjunto de motor con la caja de cambios de ocho velocidades y un chasis que, parece soportar cualquier nivel de aceleración lateral logrando un paso por curva impresionante, asociados con una electrónica y filosofía de marca que busca el mayor uso posible, sin dejar de lado la emoción, hacen que esta experiencia Lexus sea un éxito y, más si la compartimos con el equipo de comunicación de Lexus y los miembros de la Escuela Española de Pilotos aprendiendo y disfrutando de una maquina de dos cabezas que pronto os traeremos en una de nuestras pruebas.

Dejar un comentario