Amazon reinventará las retransmisiones de F1 con inteligencia artificial

Liberty Media prepara un paso de gigante en su nueva Fórmula 1 con Amazon Web Services, la división de cloud computing de Amazon, para renovar sus retransmisiones y mejorar el deporte. La colaboración entre ambos gigantes se viene fraguando desde la pasada temporada 2018 de aprendizaje para las dos partes, durante la que fueron probando distintas soluciones con el objetivo de que los nuevos formatos estén operativos en la próxima temporada 2019.

Si hasta deportes tan sólidos como la NFL y la NASCAR en EEUU han realizado sus propios planes estratégicos ante la caída de las audiencias (con mayor o menor acierto) afectadas por la irrupción de servicios de streaming como Netflix, Twitch y YouTube, los eSports y las nuevas aficiones de los más jóvenes, no podía Liberty Media dejar de proteger y mejorar su producto deportivo estrella ante tales desafíos. Estos factores y competidores han dificultado la conquista de nuevas audiencias que palíen el envejecimiento del público del deporte, y en ese sentido la Fórmula 1 arrastraba barreras de peso para la captación y engagement de nuevas audiencias, reconocidas por Ross Brawn, director de deportes de motor y F1 de Libery Media, y Dean Locke, director de tv y medios de la F1: la falta de adelantamientos de mano de un reglamento técnico que ha permitido una aerodinámica muy nociva para los coches perseguidores; la hora y cuarenta minutos de media que dura una carrera, demasiado tiempo si la retransmisión no resulta interesante en un mundo cada vez más inmediato, especialmente para los jóvenes; tampoco es baladí la curva de aprendizaje que requiere este deporte para disfrutarlo. Así las cosas, la F1 se alía con Amazon Web Services para desarrollar soluciones basadas en la inteligencia artificial y la computación avanzada.

 

Una década de cambios no han conseguido reavivar el interés por la NASCAR en EEUU

 

Para el desafío de mejorar las carreras, Amazon Web Services se ha convertido en el proveedor de computación de alto rendimiento para dinámica de fluidos, posición desde la que simulará distintas soluciones aerodinámicas que permitan a los equipos de F1 consensuar un reglamento técnico mucho más benigno con el coche perseguidor, con la vista puesta en la temporada 2021. En cuanto a las audiencias, Amazon SageMaker, la inteligencia artificial de Amazon Web Services, colectará y analizará datos para hacer predicciones sobre el rendimiento del coche y del piloto, ofreciendo sus conclusiones a la audiencia en las retransmisiones. Prometen mostrar datos que hasta ahora sólo tenían los equipos y hacerlo en tiempo real.

Leer más  [La Guantera] Cuando a Mercedes le gustaban los rallies

El problema no es que las carreras no sean interesantes, sino que la mayor parte de la información que justifica la toma de decisiones de los equipos y pilotos no llega al espectador, afirma Brawn. Efectivamente, muchas cadenas de televisión cuentan con ex-pilotos como comentaristas a fin de transmitir al espectador todo lo que acontece en cada carrera, para evitar que un Gran Premio poco dinámico visualmente pueda pasar equivocadamente por una procesión de coches tan rápidos como aburridos. Esto se agrava cuando la F1 retransmite a más de 180 países y sólo una mínima fracción de ellos cuentan con ex-personal de la categoría reina. La Fórmula 1 tiene más de 500 millones de fans en todo el mundo, pero sigue siendo un deporte de especialistas que requiere el desarrollo de cierta cultura deportiva por parte del espectador en un deporte en el que los factores no saltan a la vista. Esta situación es la que cambiaría con la llegada de Amazon.

 

 

El cómo lo explicaba el propio Ross Brawn hace pocas semanas cuando decía que un Fórmula 1 puede generar 1.1 millones de puntos de telemetría al segundo a través de los 120 sensores colocados por todo el coche, constituyendo un torrente de información sobre su rendimiento que los equipos utilizan para tomar decisiones rápidas en carrera y mejorar el coche durante la temporada. Ahora, gracias a esta colaboración entre la F1 y Amazon, también servirán para mejorar la atracción e implicación de las audiencias con el deporte. Y aquí es donde entra Amazon SageMaker, la inteligencia artificial de Amazon, que aprenderá de esos datos para generar rótulos y predicciones que ayuden al público a entender los motivos por los que, por ejemplo, un coche entre en boxes y otro aguante una vuelta más antes de hacer lo propio (undercut/overcut), así como la predicción del stint a medida que se desgastan los neumáticos, o cuánto afecta un caso de sobrecalentamiento de las gomas traseras y los cambios en la estrategia que estas incidencias podrían provocar. Incluso puede darse un porcentaje de probabilidad de adelantamiento tanto por estrategia como en pleno duelo entre pilotos. No menos interesante será saber en qué curvas es más rápido o más lento un coche, dándonos una idea de qué set-up lleva el monoplaza. Hasta ahora sólo podíamos deducir a ojo qué coche iba más descargado de aerodinámica o más afinado para el agarre mecánico, pero a partir de la próxima temporada 2019, todos estos datos del rendimiento se mostrarán en pantalla. Así, Amazon SageMaker recolectará datos durante el viernes y el sábado sobre cada piloto, que se mostrarán en pantalla, y será el domingo cuando aplique lo aprendido para generar estas predicciones en tiempo real sobre el rendimiento de los coches y las estrategias.

Leer más  [La Guantera] Bentley celebra 100 años con buena salud, nuevo SUV y equipamiento exclusivo

 

Pitwall en Singapur. Hasta ahora muchos datos se quedaban ahí.

Aparte de estos nuevos rótulos, Dean Locke, director de televisión y medios, anunció hace pocos días que recolocarán las cámaras alrededor de los circuitos para transmitir la velocidad real de los coches, algo que poco a poco ha ido sucediendo en tiempos de Liberty Media pero que todavía es una incógnita dado que la posición de las cámaras por lo general no ha cambiado. También el sonido de los motores híbridos se potenció en 2018 en las retransmisiones y Locke asegura que volverá a mejorar en 2019 para hacerlas más espectaculares. La colocación de las cámaras y micrófonos a pie de pista es una práctica habitual en EEUU tanto en NASCAR como en Indycar, campeonatos que “tapan” a la F1 en ese país.

Otra novedad de la temporada 2019 será la colocación de la cámara sobre el hombro, que será más alta para evitar que el Halo tape gran parte de la toma, motivo por el que en esta temporada pasada 2018 apenas hemos visto la acción sobre el hombro del piloto. Esta nueva colocación de la cámara del hombro se probó en 2018 con resultados satisfactorios. Sin embargo no se ha dicho nada sobre la cámara en el casco del piloto con la que Bernie Ecclestone ya experimentó hace 10 años, también probada en 2018 en Mónaco en una versión muy mejorada. La resolución necesaria ya está ahí, la cámara ya es lo suficientemente nítida pero la inestabilidad de la imagen es muy acusada y además el Halo tapa la imagen. Todo lo contrario que la Visor Cam de la Indycar.

 

 

La solución de la Indycar parece más adecuada. Como puede verse en el vídeo anterior, la Visor Cam ofrece una toma similar con una posición más alta y estable. Las cámaras graban pero, dado su tamaño y colocación en el casco, no pueden emitir señal en directo, por lo que su uso queda limitado a redes sociales y programas de tv posteriores a las carreras. Además la Indycar ya permitía la instalación de cámaras deportivas de algunos medios acreditados en las sesiones de prácticas desde 2014, un lujo que no debe tardar en integrarse en la F1 si es que consiguen adaptar la imagen a un coche con Halo.

Leer más  [La Guantera] Cuando a Mercedes le gustaban los rallies

 

Una “Visor Cam” graba esta imagen en las 500 millas de Indianápolis para posteriores análisis televisivos y redes sociales.

Conseguir que tanta información sea fácil de entender de un solo vistazo será todo un desafío, pero la inteligencia artificial es un gran paso adelante en la retransmisión de la F1 particularmente y del deporte profesional en general. ¿Se acabarán los días de ver las carreras con un ojo en la televisión y otro en la tablet o el ordenador con la tabla de tiempos, adivinando las estrategias de los pilotos para mayor diversión de los espectadores más entregados a la estrategia?. En cualquier caso será un gran éxito con que todo el mundo pueda entender lo que no se ve de las carreras, independientemente de su grado de comprensión del deporte de motor. Y es que, pese a la impresión que causamos en algunos profanos del motor, el automovilismo no consiste en ver pasar los coches como las vacas ven pasar el tren. Amazon será clave en que la F1 se entienda como lo que siempre ha sido: un deporte científico condicionado por el factor humano. ¡No podemos esperar a verlo!